+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONTROVERSIA RELIGIOSA

El 'hiyab' deportivo no se comercializará en Francia tras una fuerte polémica

Decathlon se desdice y retira el propducto tras las amenzas y la avalancha de críticas que ha recibido

 

Modelos de hiyab que Decathlon preveía comercializar en Francia. - DECATHLON

EL PERIÓDICO/EFE
27/02/2019

El polémico hiyab (velo islámico) deportivo que la cadena de distribución Decathlon iba a comercializar en Francia no saldrá finalmente a la venta en este país, después de las amenazas de boicot recibidas y la avalancha de críticas en sus tiendas y redes sociales.

Todo se ha desencandenado en cuestión de horas: la compañía anunció este martes que iba a ofrecer ese hiyab en  Francia, algo que ya realiza desde hace unas semanas en Marruecos. "Es un producto destinado a la práctica deportiva, con tejido transpirable y reflectante. Decathlon ha decidido que esté disponible para que las mujeres, sea cual sea su origen, lo puedan usar si así lo desean", dijo a Efe el responsable de Comunicación de la firma, Xavier Rivoire, para explicar la decisión.

Pero su comercialización se vio sometida desde que se hizo pública al ataque frontal de la clase política y de muchos consumidores, que manifestaron su intención de no volver a comprar en esa cadena. Apenas unas horas después, el propio Rivoire anunciaba en la emisora de radio RTL que el grupo daba marcha atrás. "Tomamos efectivamente la decisión, en toda responsabilidad, de no comercializar en este momento el producto en Francia", señaló el portavoz.

ATAQUES SIN PRECEDENTES 

En sus redes sociales, Decathlon denunció que desde la mañana del martes hacían frente "a una ola de insultos y amenazas sin precedentes". Según el grupo, su servicio de atención al cliente recibió en apenas unas horas más de 500 correos electrónicos y llamadas protestando por la medida. Incluso aseguraron que algunos empleados de sus tiendas habían sido amenazados, "a veces físicamente".

Y colgaron en su cuenta de Twitter uno de los supuestos ejemplos de amenazas recibidas: "Traicionáis los valores de la República francesa. Avergonzaos. Contribuís a la invasión islamista. Acabaréis junto a esta chusma en los hornos en Polonia". La empresa finalizaba pidiendo calma a todo el mundo y que cesen las amenazas verbales o físicas.

El enorme revuelo desatado en un país con una tormentosa relación con el velo había sido propagado por la intervención de diferentes responsables públicos, que se significaron en contra de su venta y llamaron al boicot. "El deporte emancipa, no somete. Mi elección como mujer y como ciudadana será no volver a confiar en una marca que rompe con nuestros valores", indicó en Twitter Aurore Bergé, portavoz del partido gubernamental La República en Marcha (LREM).

 

La ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, recordó que aunque el velo islámico está permitido por la ley, representa "una visión de la mujer" que dijo no compartir, y apuntó que, personalmente, no defiende "que se favorezca la diferenciación entre hombres y mujeres".

ORDEN

Más críticos se mostraron otros como los conservadores Los Republicanos, que vieron "una nueva señal de la sumisión al modo de vida islamista" o la ultraderechista Agrupación Nacional de Marine Le Pen, que cargó contra el "desarrollo exponencial de las reivindicaciones y la dimensión identitaria de una religión". La polémica sobre este tipo de prendas en Francia, donde la multinacional estadounidense Nike también las comercializa, no es nueva.

El veto al burkini (bañador que cubre el cuerpo entero) se extendió en playas del país en el verano del 2016 y la Justicia intervino para determinar que su prohibición solo podía justificarse si había una amenaza confirmada contra el orden público.