+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Crisis sanitaria 3 La situación internacional Páginas 4 a 23 888

El coronavirus logra paralizar a los Veintisiete

España e Italia fracasan en su petición de los ‘coronabonos’. Los líderes de la UE solo pactan presentar medidas fiscales en dos semanas

 

Un equipo médico traslada a un enefermo de coronavirus, ayer, en el aeropuerto de Dresde. - EFE

Silvia Martínez
27/03/2020

Ni coronabonos, ni fondo de rescate, ni un plan Marshall para la reconstrucción económica una vez que la crisis sanitaria, que ha superado las 232.000 muertes en el continente europeo, quede atrás. La epidemia del coronavirus ha situado a la Unión Europea en una encrucijada mayúscula pero sus dirigentes siguen sin ponerse de acuerdo ni sobre la dirección que deben seguir ni sobre las recetas fiscales que necesitan aplicar para mitigar un impacto socioeconómico que se augura brutal y que ha dividido de nuevo, como ya ocurrió con la crisis del euro primero o la de los refugiados después, al club por la mitad.

Tras más de cinco horas de negociaciones los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE consiguieron ayer pactar una declaración conjunta durante la tercera videoconferencia sobre el coronavirus celebrada en tres semanas. El texto, sin embargo, no resuelve el gran problema de fondo, cómo ayudar a pagar el coste de la epidemia en el club. Ni tampoco aporta soluciones concretas. Es más, a media tarde la cumbre parecía destinada a descarrilar por la negativa de países como Italia o España a aceptar una declaración insuficiente.

«Necesitamos reaccionar con instrumentos financieros innovadores», reclamaba a través de una declaración pública el presidente italiano, Giussepe Conte, que también planteó un ultimátum de 10 días para hallar una solución y la presentación por parte de los cinco presidentes -Comisión Europea, Consejo Europeo, Parlamento Europeo, BCE y Eurogrupo, de un informe que sirva de hoja de ruta.

Finalmente, a todo lo que se comprometen de momento los 27 líderes de la UE es a pedir a los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) a que presenten en un plazo de «dos semanas» propuestas que tengan en cuenta «la naturaleza sin precedentes del shock del covid-19 que afecta a todos nuestros países». Esta respuesta, dicen, se «intensificará, según sea necesario, con nuevas medidas de forma inclusiva a la luz de los acontecimientos, para ofrecer una respuesta integral», señala el texto que ha eliminado cualquier referencia expresa al uso del Fondo de rescate (MEDE).

SIGUEN LAS DIVERGENCIAS / Se trata de la medida examinada el martes por los ministros de Economía de la zona euro y que cosechó, según el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, un «amplio apoyo» aunque persisten las divergencias en torno a la condicionalidad que debe incluir el acceso al MEDE, si un programa de rescate como exige Holanda, o una condicionalidad suave como quieren los países del sur.

En cuanto a un plan de reconstrucción o plan Marshall como ha pedido Pedro Sánchez, el acuerdo encarga a los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo que empiecen a trabajar en un plan de recuperación en consulta con el resto de presidentes porque «se requerirá un estrategia de salida coordinada, un plan de recuperación integral e inversiones sin precedentes», admiten. «Hemos mantenido un debate muy político. En algunas cuestiones estamos en la misma página y en otras tenemos que continuar para seguir unidos», resumió el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, sobre la cumbre.

Más allá de esta referencia, el texto no recoge ninguna de las demandas expresas que este miércoles defendieron 9 de los 27 Estados miembros, con España, Francia e Italia a la cabeza, que entienden que la solución a la crisis que afronta Europa pasa por la emisión conjunta de deuda pública. Una posición en la que no están solos. “Necesitamos creatividad, nuevas capacidades, medidas extraordinarias. No basta con retorcer los instrumentos que tenemos. Necesitamos inventar nuestros instrumentos de solidaridad”, sostiene el presidente de la Eurocámara, David Sassoli.

Se trata de una vieja idea con la que no comulgan en absoluto los países del norte de Europa, como Holanda, Alemania o Austria, que como en la crisis financiera de 2008 que a punto estuvo de llevarse al euro por delante, han logrado imponer su posición.

COMPRAS CONJUNTAS / Frente a la limitada respuesta económica, la cumbre sí deja el compromiso de los Veintisiete a acelerar las compras conjuntas de material médico a través de los instrumentos de los que dispone la Unión Europea, porque es «la prioridad más grave». A su vez, y en cooperación con la industria, Bruselas proporcionará un resumen detallado de los stocks, la producción y las importaciones en la UE con el objetivo de mejorar el abastecimiento y la situación. Además, el Ejecutivo comunitario seguirá coordinando las operaciones de compra conjuntas de equipamiento de protección individual,respiradores y test y explorará las posibilidades de acelerar los procedimientos.

En cuanto a de vacunas y tratamientos, aprovecharán «sinergias» de los investigadores.

Buscar tiempo en otra localidad