+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LAS TECNOLÓGICAS, EN EL PUNTO DE MIRA

La alerta de Soros

El inversor y filántropo advierte de que los grandes de Silicon Valley como Facebook y Google son un peligro futuro para la democracia

 

IDOYA NOAIN
27/01/2018

A la velocidad a la que van las cosas, dos años son una eternidad. Y en Davos les ha quedado claro a las grandes empresas tecnológicas detrás de esa transformación galopante. Desde que en el 2016 la reunión del Foro Económico Mundial se centró en «la cuarta revolución industrial» el mundo ha vivido, entre otras cosas, el brexit, la elección de Donald Trump y la utilización por parte de Rusia de las redes sociales con intereses espurios. La Unión Europea (UE) ha empezado a poner a Silicon Valley en la diana. Y lo mismo ha pasado, aunque sea en el plano retórico, en la reunión en las montañas suizas.

Theresa May alertó de que las grandes tecnológicas están siendo usadas como «armas» y les instado a tomar responsabilidad por la actividad «dañiña e ilegal». Marc Benniof, consejero delegado de Salesforce, una empresa que ofrece servicios en la nube, abogó porque sean reguladas «como las tabacaleras». Pero fue el discurso que pronunció el jueves el inversor, especulador y filántropo George Soros, el que ha llegado a hacer competencia a la aparición de Trump en Davos.

Monopolios

Soros acusó a gigantes como Facebook y Google de ser «monopolios cada vez más poderosos», «obstáculos para la innovación y que han causado una variedad de problemas de los que solo ahora empezamos a darnos cuenta». Denunció que «explotan el ambiente social» y advirtió de que es algo «particularmente nefario porque influyen en cómo la gente piensa y se comporta incluso sin darse cuenta». Y advirtió de las «consecuencias adversas de largo alcance en el funcionamiento de la democracia, en particular en la integridad de las elecciones». Soros no acabó ahí. El filántropo habló también de «una perspectiva aún más alarmante»: la potencial «alianza» entre estados autoritarios y estos grandes monopolios de tecnología de información, que, en sus palabras, «bien podría resultar en una red de control totalitario que ni Huxley ni Orwell podrían haber imaginado». Y definió como «probable» que tales «infaustos matrimonios» ocurran primero en Rusia y China.