+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

fotos de los invitados

La boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio llena Sevilla de glamour

David y Victoria Beckham, Pablo Motos, Joaquín y Jesús Navas, entre los invitados

 

La boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio llena Sevilla de glamour -

Agencias
15/06/2019

Más fotos

La boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos.

Ver galería completa

La boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos.

Ver galería completa

La boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos.

Ver galería completa

El futbolista sevillano del Real Madrid Sergio Ramos y la presentadora televisiva Pilar Rubio se han dado el "sí, quiero" esta tarde en la Catedral de Sevilla, un enlace al que han asistido destacados representantes del mundo del deporte español e internacional y del espectáculo. El enlace ha llenado de glamour la catedral hispalense.

La boda, oficiada por el deán de la archidiócesis de Sevilla, Francisco Ortiz, se ha celebrado desde poco antes de las 18.30 horas, casi con una hora y media de retraso sobre el horario previsto, cuando han terminado de llegar al templo los casi 500 invitados, que han ido desfilando ante la prensa y el público que se ha congregado para ver pasar a los invitados bajo un intenso calor.

Los primeros invitados comenzaron a llegar a las 16:15 horas, y se fueron agrupando en el patio de entrada a la Catedral, donde disfrutaron de una variedad de zumos servidos en una barra mientras iba llegando el resto, informa Efe.

Pilar Rubio y Sergio Ramos salen de la Catedral de Sevilla ya convertidos en marido y mujer. Foto: EFE / RAÚL CARO

La llegada de invitados se prolongó hasta que pasadas las 18:15 lo hizo la novia, con un traje blanco escotado y con brillos y un ramo de flores negras, que ha accedido al templo en un coche modelo Cádillac, saludó al público y a la prensa y posó para los fotógrafos.

Unos minutos antes, Sergio Ramos accedió a pie, ya que sólo la novia y los tres hijos de la pareja usaron vehículos a motor para llegar a la Catedral.

El jugador lució una imagen distinta a los últimos partidos de fútbol con la selección, con el pelo y la barba recortados, sin soltar un momento el brazo de su madre, Paqui García.

Los invitados cumplieron a rajatabla la petición de la novia de no llevar ropa de color verde, naranja, rosa, blanca o roja, lo que se saltó levemente la esposa del exfutbolista David Beckham, Victoria Adams, que se presentó en la catedral con un vestido beige, casi blanco.

Los aledaños al templo se convirtieron en una concentración de los mejores jugadores de fútbol tanto en activo como retirados, entre los que estuvieron Santi Cazorla, Sergi Busquets, Joaquín Sánchez, Jesús Navas y Emilio Butragueño.

También asistieron Predrag Mijatovic, Luka Modric, Roberto Carlos, Lucas Vázquez, Mateo Kovacic, Albert Luque, Keylor Navas, Marco Asensio, Marcos Llorente, Fenando Hierro, Jordi Alba, Álvaro Morata, Julio Baptista o Pepe Reina, entre otros.

Otras caras conocidas que asistieron a la boda fueron la cantante Niña Pastori, la modelo y empresaria Nati Abascal, el torero Manuel Díaz 'El Cordobés', el periodista Pablo Motos, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, o el cantante Antonio Carmona.

Novios e invitados se dirigieron nada más terminar la ceremonia a una finca propiedad de la familia Ramos en la localidad sevillana de Bollullos de la Mitación, donde se celebra una cena y fiesta, que se prolongará hasta bien entrada la madrugada.

   
1 Comentario
01

Por Tommaso Vanatesta 19:35 - 15.06.2019

Con todo mi respeto por los más desfavorecidos, me parece una auténtica frivolidad y fanfarronería lo de estos dos elementos mediáticos. No es necesaria tanta pavonería, ni creo que medios, sociedad e incluso Iglesia, ha de prestarse a tal despilfarro e hipocresía. Todo cabe y todo puede cuando dinero y fama mandan en los principios humanos. Seguramente la culpa de todo ello la tenemos todos. Los que consumimos tele y fastos, y los que contribuímos a tanto derroche y vanidad. Un poco de humildad en tiempos difíciles por favor y un respeto a los que no tienen ni para llevarse una exigua comida o capricho a su boca.