+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Solo hace falta Messi

El delantero argentino del Fútbol Club Barcelona lleva diez años marcando un gol de tiro directo y consigue, por segunda vez, anotar en tres partidos consecutivos, la última, el pasado domingo

 

Messi lanza la falta el pasado domingo en el Camp Nou. - EFE

J. DOMÈNECH
06/03/2018

El adjetivo imposible ha dejado de ser pertinente para poder calificar alguna intervención de Leo Messi. Todas las barreras, todos los récords, han caído por el camino. Las gestas más imposibles –perdón, increíbles, irrealizables, quiméricas, utópicas– se han convertido en realidad por el talento infinito del astro azulgrana, en algo cotidiano, el Maradona de cada día, como le bautizó Jorge Valdano. «Ya no sé que decir, estoy cansado de elogiarle», contestó Ernesto Valverde, con el diccionario agotado de contemplar, asombrado y de cerca, a «un futbolista único en el mundo y en la historia».

Si ya es difícil marcar tres goles en un partido (y Messi lo ha repetido 40 veces), más lo es marcar tres goles de falta en tres partidos consecutivos. Como lo ha hecho en los últimos nueve días, batiendo de tiro directo al Girona, al Las Palmas y al Atlético. Nunca falta la falta de Messi, que lleva diez años transformando una cada temporada como mínimo. Lleva 33 anotadas con el Barça y 6 con Argentina.

El colmo de lo inverosímil es que no ha sido la primera vez que Messi marca tres goles de falta en tres partidos seguidos, que podrían ser cuatro o más si continúa acertando en Málaga, contra el Chelsea... Lo consiguió el año pasado también, en los tres partidos que inauguraron el 2017. Y en menos días.

En una semana firmó el gol del honor en la derrota copera de San Mamés ante el Athletic (2-1), salvó el empate en la visita liguera al Villarreal (1-1) y cerró la eliminación del Athletic (3-1). Gorka Iraizoz asumió dos goles seguidos con toda la impotencia del mundo. Messi le chutó de dos maneras distintas, desbaratando cualquier posibilidad de que el meta vasco pudiera intuir el segundo lanzamiento. El Athletic ha sido la mayor víctima del argentino con cinco goles. La primera y la última, momentáneamente, es el Atlético de Madrid. Ante Gregory Coupet, en octubre del 2008, inauguró Leo la lista de faltas directas ejecutadas.

La productividad de Leo a pelota parada va en aumento. No solo porque chute más, convertido en el principal ejecutor de esa suerte en el Barça, sino porque acierta más, gracias a una dedicación particular a una estrategia que ha salvado decenas de puntos. Cuatro en la última semana, con el empate de Las Palmas y la victoria sobre el Atlético. Los dos únicos goles azulgranas.

Arriba y abajo

A Bono, el meta del Girona, lo sorprendió con un tiro raso a su derecha que salvó la barrera por debajo de los pies de los defensas. A Chichizola le dobló las manos en Las Palmas en el palo que defendía, el derecho. A Oblak le hizo volar hasta el palo izquierdo (2,44 metros tiene de altura la portería) después de que el balón trazara una parábola que salvó la barrera por la vía aérea pese a salto de Diego Costa por impedirlo. Roberto, el portero del Málaga, debería cubrir el ángulo inferior izquierdo, el único que no ha hollado últimamente el 10.

Messi decidió la Liga en favor del Barça y sirvió de coartada para Diego Simeone. El técnico argentino había avisado de que su compatriota es incontrolable para cualquier entrenador. «No hay estrategias que puedan controlar a Messi», expuso en la previa del gran duelo. El marcador corroboró su análisis, y a él se agarró para justificar una derrota en la que el Atlético no chutó a Ter Stegen. «Si le quitamos la camiseta a Messi y le ponemos la del Atleti, ganamos 1-0», aseguró Simeone.

Temas relacionados