+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ACTUALIDAD AZULGRANA / FIN AL CULEBRÓN

El Barcelona ficha a Coutinho

El jugador brasileño, que no participará en Liga de Campeones, firmará hasta el 2023

 

Phillippe Coutinho celebra uno de sus últimos goles con el Liverpool en la Premier League. - AFP / STEVEN GRIFITHS

M. L. / E. P. D. R.
07/01/2018

Philippe Coutinho será nuevo jugador del Barcelona para las próximas cinco temporadas y media, convirtiéndose en el jugador más caro de la historia del Barcelona. Tras varios meses de negociaciones, el club azulgrana ha llegado a un acuerdo con el Liverpool por 120 millones de euros más 40 en variables. Aunque no podrá jugar la Liga de Campeones con el club azulgrana porque ya lo hizo con el conjunto inglés era una prioridad absoluta para Valverde. Y, finalmente, el presidente Josep Maria Bartomeu le ha complacido.

Firmará, por lo tanto, hasta el 2023 con una cláusula de rescisión de 400 millones de euros, según ha confirmado el club azulgrana en un comunicado oficial. De esta manera, Valverde dispondrá de la joya que necesitaba para reforzar al equipo. Coutinho, que ya había sido descartado de la lista del Liverpool para realizar la pretemporada en Dubai, viajará este mismo sábado a Barcelona para perfilar los últimos detalles del acuerdo, pendiente además de poder ser presentado mañana.

Es más, si el entrenador azulgrana Ernesto Valverde quisiera podría debutar el próximo jueves en la Copa del Rey ante el Celta en el partido de vuelta. Coutinho pasa a ser el segundo jugador más caro de la historia detrás de Neymar, por quien el PSG ejecutó su cláusula de rescisión de 222 millones de euros. Tras el desenlace que tuvo el anterior intento por parte del Barça el pasado verano, la entidad culé hizo ayer realidad su sueño.

SIN EUFORIAS / Poca gente en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva Joan Gamper del Barça. Día de los Reyes Magos. Periodistas ejerciendo de magos, última comida navideña. Ernesto Valverde, que pidió ser hoy (16.15 horas, BeIN Sports LaLiga) más rigurosos, profesionales y exigentes que nunca frente a un Levante «que consigue mejores resultados fuera de casa que en su propio estadio ¡ojo a ese dato!», regateó la nueva ausencia en la lista de convocados de Deloufeu («el técnico va cambiando de perfil de jugadores a lo largo de la temporada») y la titularidad de Dembéle («cuando llegó al Barça estaba un poco despistado, pero ahora queremos que empiece a rendir lo que él espera y nosotros deseamos»).

Eso se produjo cuando, a 360 kilómetros más abajo, Juan Ramón López Muñiz, entrenador del Levante, que esta misma semana ha ganado en campo del Espanyol en partido de Copa (1-2), declaró que «tengo muy buenos jugadores y estoy convencido de que, en el Camp Nou, van a conseguir empequeñecer a Messi, al que deseo la mejor de las finales de Champions, pero que no brille ante nosotros en la Liga».

EL LEVANTE, EN PELIGRO / Muñiz pisará el estadio culé sin tres de sus mejores hombres: Campaña, Bardhi y Morales. Es evidente que la ausencia que más puede notar el conjunto levantino es la de Morales, el auténtico jefe de su ataque y, de momento, el máximo goleador de un equipo, que, de momento, ha vuelto a caer en una zona peligrosa en la Liga, ya que está a solo tres puntos delos puestos de descenso, cosa que no ocurría desde la 7ª jornada.

ARNAIZ, EN LA LISTA / En ese sentido y reconociendo que quedarán bastantes días de descanso hasta la visita, el próximo jueves, del Celta, en Copa, al Camp Nou es evidente que Valverde volverá a contar con todas sus estrellas, aunque la presencia, por vez primera en convocatoria de Liga, del joven goleador del filial, Javier Arnaiz (autor del gol en el estadio de Balaídos), podría significar su presencia en el once titular.

Preguntado el Txingurri por si teme que la euforia (el Barça lleva 26 partidos sin perder) se instale en su vestuario, el técnico azulgrana, sin querer echar agua al vino, dijo: «Los entrenadores cuando las cosas van mal, decimos que no estamos tan mal y, cuando estamos bien, como ahora, nos toca ser prudentes, sobre todo para no pasarnos de frenada. Insisto, no quiero ser aguafiestas, pero lo que la gente llama euforia nosotros lo llamamos ‘estar contentos’, pero debemos de seguir intentando ganar todos los partidos y para ello hay que estar concentrado, fuertes y no creerse que está todo hecho».