+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BARÇA - CHELSEA (1-2)

El Barça de Griezmann y De Jong se estrena con derrota ante el Chelsea

Valverde hizo dos equipos completamente distintos en el debut con el francés de '9' y Frenkie de mediocentro

 

Griezmann, en el partido del Barça contra el Chelsea. - REUTERS / KIM KYUUNG-HOON

Marcos López
23/07/2019

El Barça de Griezmann (primera parte) y de De Jong (segunda) se estrenó con derrota en Japón. Perdió con el Chelsea (1-2, goles de Abraham, Barkley y Rakitic) en un partido donde no tuvo contundencia ofensiva, pagando, además, tan poco margen de preparación. 

Tan solo una semana de trabajo y el nuevo equipo de Lampard aprovechó esa debilidad defensiva, sintetizada en el error inicial de Sergio Busquets que provocó el 0-1, unido a que Neto, que debutó con buen tono, no pudo ver la trayectoria del venenoso disparo trazado en el 0-2. Aunque Rakitic, uno de los soldados más fieles de Valverde, quiso rebelarse con un maravilloso gol con su derechazo desde fuera del área para despedirse de Tokio.

Abraham supera a Ter Stegen en el 0-1 del Chelsea. / REUTERS / ISSAI KATO

En realidad, el nuevo Barça de Valverde, capítulo tres, quedó reducido inicialmente a Griezman porque De Jong estaba sentado en el banquillo. Luego, salió el holandés. El francés era el único rostro distinto unido al de tres jóvenes, que con más o menos fortuna, han ido asomando por el primer equipo. Eran Riqui Puig, el más activo en los primeros 45 minutos, Oriol Busquets, confinado a una posición radicalmente nueva (ejerció de lateral diestro siendo como es medio centro puro), y Collado, ese pícaro extremo.

La frescura de Riqui Puig
Todo lo demás era lo de siempre. Con una defensa que podría ser perfectamente la titular, con permiso de Lenglet, claro, y un ataque inusual donde Dembélé cabalgaba por la banda derecha, mientras Griezmann ocupaba la casa vacía de Luis Suárez.

Jugó el francés, que se asustó al recibir una dura entrada de Jorginho, de nueve. Nueve, eso sí, estilo Barça. O sea con movilidad y dinamismo, actuando por todo el frente de ataque. No tuvo contundencia (apenas un disparo y fue en el minuto 44) pero sí demostró conexión con sus nuevos socios de la delantera.

Umtiti intenta frenar a Mount, el jugador del Chelsea. / AFP / TOSHIFUMI KITAMURA

 Mientras Griezmann demostraba su buen pie, Riqui Puig exhibía la frescura de siempre con la personalidad que suele desprender su juego dejando, por ejemplo, un excelente taconazo al corazón del área inglesa, que Dembélé no podía culminar con acierto. Poco a poco, el Chelsea iba adueñándose del partido aumentando el nivel de su presión.

Lo hizo con tanto acierto que provocó el primer gran error del Barça. Empujó al equipo de Valverde al balcón del área de Ter Stegen forzando el primer fallo de Sergio Busquets que desencadenó en el gol de Abraham. Fallo grosero que castigó a los azulgranas.

El dinamismo de Frenkie
En la segunda mitad, todo era nuevo. Cambió Valverde a los 11 jugadores. Desde el portero (Neto suplió a Ter Stegen) hasta el extremo izquierdo (Collado cedió su sitio a Carles Pérez) modificando el delantero centro (Rafinha ocupó el lugar de Griezman). Con De Jong instalado en el centro del campo, ubicado en la sala de estar de Sergio Busquets ya que Rakitic ejercía de interior diestro y Aleñá asumía el rol de interior zurdo.

De Jong felicita a Rakitic tras el 1-2 del croata. / REUTERS / ISSAI KATO

Pero el joven holandés dejó rastros en su debut de que mira más hacia adelante que hacia atrás, a pesar de que en el Ajax actuó incluso de central. De Jong movía con dinamismo el balón generando el Barça un buen inicio de la segunda parte con hasta cuatro disparos (Rafinha, Carles Pérez, en dos ocasiones, y Aleñá) en seis minutos. Los mejores minutos del Barça, sin duda alguna. Quedó también la prueba de una excelente jugada colectiva iniciada, precisamente, por Neto que terminó en los pies de Rafinha, con un gran disparo atrapado por Kepa, que tuvo más trabajo que en toda la primera parte.

Oriol Busquets, que ejerció de lateral derecho, saca de banda ante Valverde. / REUTERS / ISSEI KATO

Hubo tiempo, además, para percibir los reflejos de Neto cuando un horrible despeje de Todibo le colocó en un escenario peligroso. Estuvo ágil el exmeta del Valencia rechazando el disparo de su compañero. Y estuvo también más preciso de lo que se esperaba en el juego con los pies, aunque vio tarde el segundo gol del Chelsea porque sus propios defensas le taparon el horizonte del disparo de Barkley.

Acabó el partido con el tradicional baile de cambios en el equipo inglés porque el Barça apostó por otro modelo. Dos equipos en 90 minutos. El primero, con Griezmann; el segundo, con De Jong y Neto. Ambos Barça se quedaron secos, incapaces como fueron de batir al joven Kepa hasta que apareció Rakitic para dibujar un hermoso y potente derechazo que maquillaba el resultado final en el último suspiro.

La ficha del Barça - Chelsea (1-2)
Barça: Ter Stegen, Oriol Busquets, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Sergi Roberto, Sergio Busquets, Riqui Puig, Dembélé, Griezmann y Collado.

En la segunda parte: Neto, Semedo, Todibo, Lenglet, Guillem Jaime, Rakitic, De Jong, Aleñá, Malcom, Rafinha y Carles Pérez.     

 Chelsea: Kepa, Azpilicueta (Bakayoko, m 70), Christensen (Tomori, m. 48), David Luiz (Zouma, m. 45), Emerson (Marcos Alonso, m. 45) Jorginho (Michy, m. 70), Kovacic (Zappacosta, m. 70), Pedro (Drinkwater, m. 70), Mount (Barkley, m. 60), Pulisic (Giroud, m. 60)y Abraham (Kenedy, m. 60).

 Goles: 0-1, Abraham (m. 34); 0-2, Barkley (m. 80); 1-2, Rakitic (m. 90)

Temas relacionados