+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Obituario

Emilio Navarro Ruiz, maestro joyero

 

08/03/2014

Ha fallecido a los 85 años de edad el maestro joyero Emilio Navarro Ruiz, responsable de la empresa familiar Orfebres Navarro. Nacido en 1929 en el barrio de San Andrés, Emilio Navarro ha sido uno de los responsables de esta empresa ubicada en La Torrecilla, encargándose del departamento comercial junto a su hermano Francisco. Emilio estaba casado con Maribel Martínez Delgado, con la que tuvo cuatro hijos: Emilio, Rafael, Isabel y Camelia.

La historia de Orfebres Navarro se remonta a principios del siglo XX, en la calle Rodríguez Sánchez, cuando Rafael Navarro Pozuelo y Pilar Ruiz Ruiz, padres de Emilio, empezaron de aprendices de joyería en el taller de la familia Gámiz, en 1913. Una vez incorporados los hijos al negocio trabajaron durante años y prosperaron hasta que pudieron comprar una casa en el centro de Córdoba, donde instalaron el taller. Fue entonces cuando los tres hermanos, Rafael (fallecido en 2012), Emilio y Francisco iniciaron su andadura juntos, hasta que en 1963 se jubilaron los abuelos. Emilio Navarro siempre fue exigente con las joyas que diseñó y fabricó, y ha dejado una escuela del buen hacer en este negocio. Durante su periplo profesional fue cuando la empresa creció más, llegando a realizar algunas operaciones con Arabia Saudí. Pero fueron sus hijos los que posteriormente le han dado el impulso a la empresa de cara al exterior.

Como buen empresario, supo diversificar, juntos a sus hermanos, en otros sectores como el agrícola, con varias fincas en la provincia de Córdoba --en Hornachuelos y Posadas--. Emilio era también un enamorado del arte, muy dinámico y nunca paraba de hacer cosas. También era un enamorado de la actividad cinegética y del campo en general. Pero sobre todo será recordado, por todos aquellos que tuvieron la fortuna de conocerlo, como un hombre amable, con don de gentes, honrado, muy diplomático y respetado. También era un hombre solidario, muy trabajador y volcado en cuerpo y alma en sus actividades productivas y la familia. De Orfebres Navarro ha salido todo lo que hoy tiene esta familia. RAFAEL CASTRO AVILA