+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ATENTADOS EN BARCELONA

Zoido confirma que un detenido en Marruecos proporcionó las bombonas de Alcanar

El ministro se entrevista con su homólogo marroquí para intercambiar información antiterrorista. Destaca la colaboración existente que ha permitido 12 operaciones contra el yihadismo

 

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante su viaje a Marruecos, donde se entrevistó con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit. - ABDELJALIL BOUNHAR / AP

REDACCIÓN / BARCELONA
29/08/2017

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se reunió este martes en Rabat con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit. Quería conocer de primera mano el alcance de la investigación realizada en Marruecos en relación con los atentados de Barcelona y Cambrils (Baix Camps). De Marruecos procedían 11 de los 12 miembros de la célula terrorista que cometió los atropellos múltiples que causaron 16 fallecidos y más de un centenar de heridos. El único que nació en España, Moussa Oukabir, también tenía nacionalidad marroquí.

Desde que se produjeron los atentados de Catalunya y se supo que uno de los detenidos en prisión, Driss Oukabir, había estado en el país vecino hasta tres días antes, las autoridades marroquíes comenzaron a interrogar a decenas de personas que pudieran tener relación con algún miembro de la célula. En total, arrestaron a tres personas.

El ministro ha explicado que uno de ellos, vendedor de butano, detenido en Casablanca, fue "presuntamente quien suministró las bombonas encontradas en Alcanar". La casa de la localidad tarraconense servía de base de operaciones a la célula que actuó en Catalunya y tras la explosión de esta vivienda, que estaba ocupada por los terroristas, se encontraron más de 120 bombonas de butano que presuntamente iban a ser utilizadas por los terroristas en uno o varios atentados contra monumentos emblemáticos de Barcelona.

El otro arresto tuvo lugar en la localidad de Uxda y se trata de un familiar de uno de los componentes de la célula que atentó en España. "Ambos han sido puestos en libertad después de tomarles declaración", ha señalado el ministro en la rueda de prensa posterior al encuentro con su homólogo marroquí, informa Europa Press.

Contra intereses españoles

Según el ministro, la policía del país alauí ha realizado una tercera detención, en esta ocasión sin relación con los atentados de Catalunya. Se trata de un individuo arrestado en Nador, que continúa detenido, y que amenazaba con atentar contra intereses españoles en Rabat y Nador. No obstante, el ministro ha dicho, que "todavía no había dado pasos concretos para cometer ningún atentado".

 Como ejemplo de la cooperación “necesaria, magnífica y leal” entre ambos países en todo lo que respecta a la seguridad, pero especialmente contra el terrorismo, el crimen organizado y la trata de seres humanos, el ministro citó las 12 operaciones conjuntas realizadas entre 2014 y 2017, la última en mayo, en la que fueron detenidos tres yihadistas, dos en Badalona y Salou y uno en Tánger, acusados de formar parte de una célula terrorista del Estado Islámico. Desde que en junio de 2015 se elevó a 4 el nivel de alerta antiterrorista se ha detenido, gracias a la colaboración marroquí, a 175 presuntos terroristas.

Prevención de la radicalización

Zoido y Latiff coincidieron en que la prevención y la lucha contra la radicalización violenta son los pilares fundamentales en los que se debe basar la política antiterrorista. Para contrarrestar la amenaza terrorista, “debemos actuar en todos los ámbitos posibles, comenzando por las raíces donde se gesta la ideología terrorista, es decir luchando firmemente contra la radicalización”. En este sentido, los dos ministros del Interior han señalado que la amenaza terrorista es “un fenómeno complejo, que está en constante evolución y nuestra obligación es intentar ir siempre por delante, dando los pasos necesarios para prevenir dicha amenaza”.

 Ambos se han reafirmado en la necesidad de reforzar el intercambio de información entre ambos países sobre individuos susceptibles de incitar a la radicalización así como sobre las actividades transfronterizas consideradas de especial seguimiento y vigilancia en materia de seguridad.

Temas relacionados