+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PRESIDENTE Visita a los agentes heridos

Sánchez respalda a la Policía Nacional en Barcelona y le pide "moderación"

El presidente cree que los independentistas violentos intentarán "cronificar" la crisis de convivencia

 

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, durante su visita a la Jefatura Superior de Policía en Via Laietana, este lunes. - JON NAZCA/ REUTERS

Redacción
21/10/2019

Una semana después de que se hiciera pública la sentencia del 'procés', a veinte días de las elecciones generales, y en plena bronca política por los altercados en Cataluña, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha viajado este lunes por la mañana a Barcelona, por sorpresa, y acompañado por el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. A su llegada, se ha dirigido a la Jefatura Superior de Policía, en Via Laietana, uno de los focos de los ataques más violentos, donde ha sido recibido por los mandos policiales y algunos bocinazos de protesta de fondo.

Ante los responsables del operativo en Cataluña, el presidente ha aplaudido la "profesionalidad" de los efectivos policiales y ha subrayado lo relevante de actuar desde la moderación ante una crisis que, intuye, va para largo. "Es muy importante garantizar la moderación que representa a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para asegurar esa convivencia que ahora mismo está puesta en cuestión", ha afirmado, y ha lamentado que durante años se haya "menospreciado" la labor de la Policía. "La crisis no ha acabado. Tenemos que persistir, ellos probablemente quieran persistir cronificar esta crisis. Nosotros somos mucho más resistentes", ha defendido.

Tras este discurso, el presidente se ha dirigido al Hospital del Sagrat Cor, en Barcelona, para saludar a los agentes heridos durante los disturbios de la última semana. 

Antes de salir de la Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha contestado con una carta a la misiva que el sábado le envió Quim Torra y a las dos llamadas telefónicas -sábado y domingo- a las que no atendió personalmente. En un tono especialmente duro, Sánchez reprocha al 'president' que no haya condenado tajantemente la violencia, que haya "vuelto la espalda" a las fuerzas de seguridad y haber "ignorado a más de la mitad de la población catalana".  Son, dice Sánchez, las tres obligaciones que debe cumplir un gobernante si quiere "ostentar con dignidad la representación de su comunidad ante cualquier interlocutor: condenar la violencia de forma rotunda, amparar a las fuerzas de seguridad que la combaten y evitar la discordia civil".

Como ya hiciera este sábado el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, el presidente viaja a Barcelona para visitar a los agentes heridos en los disturbios de la última semana. Uno de ellos permanece en la UCI en estado muy grave después de recibir un fuerte impacto en la cabeza.

Temas relacionados