+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL NUEVO GABINETE

Rajoy impulsa una renovación moderada en un Gobierno frágil

Mantiene a Santamaría como número dos y se deshace de Margallo y Fernández Díaz / Incorpora a Cospedal y a hacedores del pacto con Ciudadanos como guiño a su único socio

 

El presidente del Gobierno, Maria Rajoy (c), posa para la fotografía de familia con los integrantes del nuevo Gobierno en las escalinatas del Palacio de La Moncloa, poco antes de la reunión de su primer Consejo de Ministros. - EFE

PILAR SANTOS / GEMMA ROBLES
04/11/2016

Ya se conocen los nombres de los ministros que, capitaneados por Mariano Rajoy, se disponen a navegar desde este viernes con pronóstico de fuerte marejada en una legislatura sin mayorías. Adiós a 319 días en funciones. Cinco mujeres y nueve hombres enrolados en un Gobierno que nace frágil, con independencia de quiénes sean sus protagonistas, porque dependen de apoyos externos para poder sacar proyectos adelante. Con la incertidumbre de si podrá cumplir su deseo de completar otros cuatro años o si las vicisitudes que le esperan le obligarán a disolver pronto e ir a elecciones, Rajoy ha querido diseñar un Ejecutivo que no molesta, pero tampoco epata.

Ha impulsado una renovación moderada con seis incorporaciones, en la que destaca la llegada de María Dolores de Cospedal a Defensa. Relevante es sin duda que el presidente haya señalado la puerta a a algunos ministros que, como Jorge Fernández Díaz, podían suponer un lastre no ya para el PP, que también, sino para mantener unas fluidas relaciones con Ciudadanos --de momento su único socio--, o con otros partidos de la oposición a los que pretende seducir. Aunque sea a ratos. Y tanto importa esto que ha sacrificado a amigos como el propio Fernández Díaz, que había manifestado su deseo de seguir pese a su implicación en el escándalo de la 'operación Cataluña' y José Manuel García-Margallo, que abandonan el barco junto a Pedro Morenés.

UNO A UNO / El nuevo Ejecutivo de Rajoy

En cuanto a las lecturas de poder interno, haberlas, haylas en este Ejecutivo pensado para un viacrucis sin final predecible. Soraya Sáenz de Santamaría permanece como clara número dos, sin competencia en otra vicepresidencia, una vez descartado recuperar la de economía. De hecho será Rajoy quien siga presidiendo la comisión delegada en este terreno, siendo ella quien le sustituya cuando no se encuentre en España.

EL DOSIER CATALÁN, EN MANOS DE LA VICEPRESIDENTA

Además, Santamaría mantiene bajo su radio el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que no es tema menor, y gana una cartera que a buen seguro le traerá importantes quebraderos de cabeza: Administraciones Territoriales, donde el dosier catalán es el que más pesa. Eso sí, pierde la portavocía del Gobierno, que pasa a manos de un político con el que ella ha tejido buena relación: Iñigo Méndez de Vigo, que llevará también Educación, Cultura y Deporte.

La vicepresidenta gestionará el desafío independentista al asumir la cartera de Administraciones Territoriales


Estará acompañada en el Consejo de Ministros por algunos compañeros considerados de su cuerda (calificados informalmente como los 'sorayos'). Es el caso del debutante Álvaro Nadal (Energía, Turismo y Agenda Digital), de Fátima Báñez, que repite en Empleo, y de Cristóbal Montoro, que será de nuevo titular de Hacienda, látigo de las autonomías y artífice del nuevo modelo de financiación. Pese a las presiones, Rajoy ha decidido que ambos permanezcan en sus puestos, como Luis de Guindos en Economía y Competitividad, agregando una descafeinada cartera de Industria. Los tres son un símbolo de las políticas económicas más polémicas de Rajoy, esas que se dice dispuesto a mejorar pero no a derogar.

ZOIDO, HOMBRE DE COSPEDAL

En una cierta búsquedas de contrapesos, que no de equilibrios, el presidente ha favorecido que también Cospedal tenga a alguien de su confianza en el Gobierno: el andaluz Juan Ignacio Zoido, que va a Interior. En el áera de Justicia se mantiene Rafael Catalá, que llegó para sustituir a Alberto Ruiz-Gallardón y apagar algunos de los fuegos que se habían producido con las asociaciones profesionales y el mundo civíl. En tiempos de diálogo, Catalá era favorito para renovar en el cargo.

Ese perfil pactista es el que se dice que se ha buscado para Fomento, al elegir a Íñigo de la Serna, por nueve años alcalde de Santander y con fama de saber entenderse con distintos partidos cuando le ha tocado presidir la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

CASTIGO AL LENGUARAZ MARGALLO

Para Exteriores se ha elegido a Alfonso Dastis. Será un diplomático quien sustituya al lenguaraz Margallo, que ha sabido ganarse simpatías en territorios hostiles pero se ha buscado importantes adversarios en su propia casa.

La catalana Dolors Montserrat será quien vaya a Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Además del guiño obvio al PPC es, junto a Nadal y Báñez, una de las artífices del pacto con Ciudadanos. Albert Rivera había pedido que estuvieran. Como también Guindos. Ahí los tiene.

ENCUESTA / ¿Le gusta la composición del nuevo Gobierno de Rajoy?

Temas relacionados
 
Documentos relacionados