+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un hecho insólito

La llegada de los Reyes de España a Argentina se complica inesperadamente

La falta de una escalera con el tamaño adecuado para la altura del avión de la Fuerza Aérea Española, impidió durante una hora que sus majestades pudieran pisar tierra

 

Los reyes de Espana Felipe VI y Letizia durante su llegada a Argentina. - EFE

Redacción
25/03/2019

La falta de una escalera adecuada para que los Reyes de España bajaran del avión en el que llegaron a Buenos Aires al comienzo de una visita de Estado, provocó una demora de casi una hora para que pudieran bajar del aeronave y pudieran ser recibidos por las autoridades argentinas que les esperaban en pista.

El avión Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española en el que viajaron Felipe VI y doña Letizia, aterrizó en el aeroparque metropolitano bonaerense Jorge Newbery. El aparato rodó por la pista hasta el lugar en el que sus ocupantes tenían que descender y como es costumbre, a  la puerta del avión se acercó una escalera de bajada. Sin embargo, la escalera no alcanzaba la altura de la puerta y fue retirada del avión a la espera de una solución que llegó casi una hora después de que aterrizase.

Finalmente, los Reyes pudieron descender del aparato gracias a una escalera del avión del presidente de Argentina, Mauricio Macri, que se encontraba guardada en un hangar y a cuyo interior se tardó en acceder debido a que no se disponía del mecanismo necesario para ello. Después de acoplarse esa escalera a la puerta del avión, los reyes pudieron descender del mismo junto al resto de la delegación que les acompaña.

EL RECIBIMIENTO OFICIAL

A pie de pista les esperaron durante todo ese tiempo el ministro de Asuntos Exteriores español, José Borrell (quien había viajado previamente a Buenos Aires para protagonizar diversos actos) y su homólogo argentino, Jorge Faurie.

También estuvieron, entre otros, el embajador español en Buenos Aires, Javier Sandomingo, y el de Argentina en Madrid, Ramón Puerta. Habitualmente los aviones de grandes dimensiones aterrizan en el aeropuerto internacional de Ezeiza, y en el aeroparque metropolitano operan otros más pequeños. Los responsables del aeropuerto en el que aterrizó el avión de los reyes no tuvieron en cuenta las dimensiones del aparato y eso provocó la demora.