+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

‘CASO ERIAL’

La Fiscalía suiza halla facturas de viajes en yate para zaplanistas

Entre los pasajeros, la diputada del PP Macarena Montesinos o un exedil de Alicante. Los Cotino enviaron dinero para pagar las estancias a cambio de adjudicaciones

 

Imagen del año pasado del exministro Eduardo Zaplana. - MIGUEL LORENZO

Juan Nieto
15/02/2020

Los zaplanistas de la Comunidad Valenciana vivieron su particular dolce vita a la sombra del expresidente Eduardo Zaplana. El enfrentamiento que vivió el PP entre los aliados de Zaplana y Francisco Camps es la madre de todas las batallas políticas valencianas y el sumario del caso Erial ha sacado a la luz cómo cuidaba el dirigente del PP a sus colaboradores en busca de lealtades.

La Fiscalía del cantón de Ginebra ha informado a la instructora del caso, la jueza Isabel Rodríguez, del hallazgo de documentación y facturas que confirman que el empresario Vicente Cotino, sobrino del exdirigente del PP Juan Cotino y propietario del grupo Sedesa, alquiló embarcaciones de lujo durante varios veranos para Zaplana y sus aliadoscon fondos cuyo origen se desconoce. El juzgado investiga si la familia Cotino pagó comisiones millonarias al clan Zaplana a cambio de la privatización de las ITV y la adjudicación eólica, según informa Levante-EMV.

El ministerio fiscal suizo ha remitido la documentación localizada sobre estos alquileres y ha facilitado una lista con los nombres de los cargos del PP que asistieron a algunos de estos viajes. En el listado consta sus números de pasaporte pero no identifica los viajes concretos que disfrutaron.

INVITADOS A LOS VIAJES

Entre los invitados ha aparecido Macarena Montesinos, diputada del PP por Alicante en el Congreso y una de las dirigentes rehabilitadas por Pablo Casado en los últimos meses. También asistieron la exdiputada Elvira Suanzes, imputada en este caso por un presunto delito de blanqueo de capitales, el exconcejal de Alicante Pedro Romero y su esposa, Dolores Peña, quien fue secretaria del grupo municipal popular de Alicante bajo la Alcaldía de Luis Díaz Alperi. Ginebra también ha informado de la asistencia de Gregorio Fideo, exasistente de Zaplana ya fallecido, además de Joaquín Barceló, exdirectivo de Terra Mítica e imputado por ejercer de presunto testaferro. Fuentes próximas a los asistentes admitieron al diario Levante que Zaplana solía organizar estas escapadas con un selecto grupo de dirigentes del PP. Atenas, Croacia o Montenegro fueron algunos de los puertos por donde pasaron.

La jueza había requerido en una comisión rogatoria «información sobre las personas que habrían contratado estos servicios así como el listado de las personas que habrían embarcado durante las fechas contratadas».

En el documento remitido por la autoridades suizas, al que ha tenido acceso Levante-EMV, la Fiscalía informa a la jueza de que envía a España esta información «en respuesta a su solicitud de cooperación judicial de fecha 12 julio 2018, recibida el 29 agosto 2018 a través de la Oficina Federal de Justicia Suiza». Informa del hallazgo de los «documentos recibidos por parte de la sociedad Camper & Nicholsons International acerca de sus clientes Sedesa, Asedes Capital, Eduardo Zaplana y Joaquín Miguel Barceló».

El juzgado y la Fiscalía Anticorrupción se interesaron por estos hechos después de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil alertara en un oficio de una serie de traspasos de las cuentas de Sedesa con destino Suiza por valor de más de un millón de euros entre los años 2005 y 2010.

Esta documentación incluye el alquiler de varias embarcaciones para pasar las vacaciones de verano. Por ejemplo, uno de esos viajes tuvo lugar entre el 19 y el 25 de agosto del 2008 con el yate Alcor y tuvo un coste de 57.620 euros. En los partes de los viajes figuran que Zaplana pedía desayuno continental, comida italiana o francesa, así como café o cerveza. La compañía que arrendó estos servicios ha advertido de que «desgraciadamente» ya no se conservan aquellos datos.