+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

POR 194 VOTOS A FAVOR, 53 EN CONTRA Y 99 ABSTENCIONES

El Congreso aprueba por amplia mayoría prorrogar la alarma hasta el 9 de mayo

El Congreso aprueba por amplia mayoría prorrogar la alarma hasta el 9 de mayo Illa acusa a Casado de ir a la contra del Gobierno sin "argumentos sanitarios" y este habla de una prórroga que es un "atropello legal" El ministro reprocha a Casado que convierta un debate sanitario en las "primarias de la derecha" y anticipa unas fiestas "distintas

 

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su intervención en el pleno de este 29 de octubre en el Congreso, - R. RUBIO

Pilar Santos
29/10/2020

El debate en el Congreso sobre la prórroga del estado de alarma por seis meses, aun sin la intervención de Pedro Sánchez, se convirtió, como era previsible, en un nuevo choque entre el Gobierno y el PP. No tan bronco como en otras ocasiones, pero sí muy intenso. Y ese cruce dialéctico, que protagonizaron el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el líder del PP, Pablo Casado, eclipsó el resultado de una votación que el Ejecutivo daba ya por ganada por amplísimo respaldo. Y así fue: la extensión por medio año recibió 194 apoyos, por 53 votos en contra (los de Vox y Foro) y 99 abstenciones (entre ellas, la del PP). La coalición gubernamental de PSOE y Unidas Podemos, por tanto, contará con una alarma vigente hasta el 9 de mayo de 2021, con una revisión a medio camino, en marzo. 

En su primera intervención en defensa de la extensión de la alarma, Illa se había dirigido a Casado durante varios minutos, para que apoye la extensión de la alarma hasta el 9 de mayo "por el bien de todos". "Es el momento de la política adulta", "real", le apremió. Siguiendo la línea discursiva diseñada en los últimos días, Illa recordó al PP que debe elegir dónde situarse, si con una mayoría de la oposición que ha "elegido el camino de la colaboración, la unión y el apoyo compatible con críticas constructivas", o bien con Vox, que está en la "confrontación". Es decir, que se decida si se suma a la mayoría o si consolida la posición que adoptó la semana pasada de ruptura con la ultraderecha.


Illa defendió que el Gobierno ha diseñado, con esta alarma y su prórroga de seis meses, que a su juicio ofrece un marco jurídico "estable" para las comunidades, una "respuesta constitucional con medidas constitucionales a una situación excepcional para proteger la salud de los españoles". Y recordó que el Ejecutivo "está haciendo lo mismo que hacen la mayoría de los gobiernos y apoyan la mayoría de las oposiciones con sentido de Estado de toda Europa". "Pueden acertar y quisiera que así fuera", le dijo al PP. El Gobierno,  por descontado, era conocedor de que el PP ya había tomado una decisión: la abstención a la ampliación de medio año. Por eso ese apremio era puramente retórico. Las cartas ya estaban sobre la mesa desde anoche. 

Azuzado por Illa, Casado subió a la tribuna para argumentar su "abstención crítica" con un discurso muy duro contra la "inacción" del Gobierno de Sánchez y su poca "eficacia" en la lucha contra la pandemia, que ha provocado, recordó, 60.000 muertos, según los cálculos del Instituto de Salud Carlos III.  El dirigente popular no tenía previsto participar en la sesión extraordinaria de este jueves, precisamente por la decisión de Sánchez de descargar en su ministro la defensa de la ampliación.


Casado está "en Marte"
Iba a ser su portavoz de grupo, Cuca Gamarra, la encargada, pero finalmente quiso responder al ministro después de que este pidiera el apoyo afirmativo del PP para demostrar que hace "oposición constructiva" y empieza una nueva etapa tras la moción de censura de la semana pasada, cuando Casado escenificó el divorcio con Vox. El gesto de participar en el debate marcó  el ritmo de la sesión y puso el foco en que Sánchez no quisiera hacerlo y dejara ese papel a Illa. El jefe del Ejecutivo estuvo en su escaño durante el discurso de su ministro, pero después abandonó el hemiciclo sin escuchar las críticas del líder popular. "Díganle al presidente ausente...", lanzó Casado a la bancada socialista en varias ocasiones.

El jefe de la oposición mantuvo que no puede hacer otra cosa más que abstenerse, porque el Ejecutivo no ha hecho la reforma legislativa que el PP le ha exigido y que habría permitido usar normas ordinarias en vez de la alarma para frenar los contagios de covid-19. "Nos vamos a abstener para no dejar sin ningún instrumento jurídico a las comunidades autónomas que la necesitan para hacer confinamientos perimetrales por la inacción del Gobierno", declaró. Casado cree que una prórroga que dure seis meses es "un atropello legal" que denunciará ante la Comisión de Venecia, el órgano del Consejo de Europa que vela por el buen funcionamiento de las instituciones democráticas. El PP estima que Sánchez vulnera la separación de poderes impidiendo al Parlamento pueda votar el estado de alarma "cada 15 días", como sí que lo hizo el Gobierno de coalición cuando lo decretó en primavera. 

"Ni un argumento sanitario le he escuchado", se arrancó en la réplica Illa, tras pedirle a Casado que haga como él y se disculpe por haber ido a la polémica cena organizada por 'El Español' el pasado lunes si quiere dar lecciones de "humildad". Así entraba el ministro en un cuerpo a cuerpo con el jefe del PP —muy inusual en él—, y en el que insistía, una y otra vez, en que todo lo que Casado "avanzó" la semana pasada tras romper con Vox lo "retrocede" ahora. Para el Gobierno, no vale la abstención, que es la "inanidad" en un debate sanitario. O se está con la mayoría para "salvar vidas" y se apoya la prórroga o se "confronta con el Gobierno", sostuvo, remarcando esa disyuntiva. 

"Mi único adversario es el virus. Para usted, parece que sigue siendo exclusivamente el Gobierno. Vemos con estupor que han convertido un debate sanitario en las primarias de la derecha, entre [Santiago] Abascal y usted. Pili y Mili", cargó el ministro. En definitiva, la sesión había mudado en una "contramoción, una segunda vuelta de la moción de censura. Todo lo que había ganado en una semana lo pierde en la otra. Casado censura a Casado. No quisiera estar en su lugar". Básicamente, Illa acusaba al líder del PP de llevar "tiempo sin pisar la Tierra" y "aterrizar en Marte, el territorio de Abascal", de no darse cuenta de qué se tiene delante, la lucha contra la pandemia. 

"Usted, ante la mayor calamidad en un siglo, no ha querido estar ni en el mío ni el de este Gobierno. Y esta es la verdadera razón de su abstención, la no posición, la ausencia de su sentido de Estado", le despachó. Además, le mandó un recado por las acusaciones que la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ariete del PP contra el Ejecutivo, lanza contra él, al definirle como "activista de la 'madrileñofobia". "Nunca he contestado, pero hoy voy a hacerlo: siempre me he sentido muy cerca de Madrid, pero ahora me siento mucho más cerca que nunca. He visto a una ciudad admirable, que acoge, abierta, que resiste, que no pregunta, que está unida. Es imposible no sentirse cerca de un lugar que enseguida te hace sentir como uno más. Reconozco mi admiración por Madrid y los madrileños con dos palabras: gracias, Madrid”. 

"No es momento de relajarse"
A Casado le sorprendió el tono duro de Illa y le dijo que lo vio en algún momento como un “ventrílocuo”, leyendo “el papel” que los asesores le habían preparado para atacarle. El jefe de la oposición se quejó  de que el Gobierno siga insistiendo en que el PP no quiere pactar y obvie que él el lunes ofreció apoyar un decreto de alarma que durara ocho semanas. 

Ante la acusación de que no usa argumentos sanitarios, Casado le recordó que su formación lleva meses exigiendo una reforma legislativa para adaptar las normas ordinarias a la realidad de la pandemia para no tener que apelar al artículo 116 de la Constitución, que recoge el estado de alarma, además de defender la necesidad de impulsar lo que ha bautizado como ‘plan Cajal’. Esa hoja de ruta incluye la creación de una agencia de salud pública, el fortalecimiento de la atención primaria y la creación de un grupo especial de profesionales sanitarios que puedan desplazarse a las zonas en las que se necesita un refuerzo. A ese argumento, la portavoz socialista, Adriana Lastra, insistió en que para la limitación de derechos fundamentales no vale ni una ley ordinaria ni una ley orgánica: hace falta recurrir a la Constitución, que proporciona más garantías legales. 

El ministro, en la tribuna, también bendijo oficialmente la enmienda propuesta por ERC y que este miércoles había negociado su partido con Gabriel Rufián. Esto es: su comparecencia cada mes en la Comisión de Sanidad del Congreso, otra del presidente Sánchez cada dos meses en el pleno de la Cámara baja y una revisión en marzo de la medida: la conferencia de presidentes decidirá si levanta la alarma, previo informe favorable del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). Es la fórmula que la Moncloa ha bautizado como "4+2".

Durante su discurso, Illa repasó las medidas adoptadas por el Gobierno desde el arranque de la pandemia. Pero también se dirigió a los ciudadanos y a las administraciones. Vienen semanas, meses muy complicados, por el otoño y el invierno, y por ello han de continuar los sacrificios. "No es el momento de relajar medidas. Estamos ante unos meses que van a ser muy duros; aún nos queda un horizonte amplio por delante", aseguró Illa, quien anticipó que vendrán unas "fiestas distintas" de Navidad "a las que nos tendremos que adaptar".

Recurso al TC
Abascal anunció en tribuna no solo que su grupo rechaza la prórroga, sino que presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional por el "alcance temporal" y por la "naturaleza del estado de alarma". Además, el líder de Vox denunció "la ausencia del emperador [en referencia a Sánchez] que ha decidido que este debate no tiene que ver con él" y la posición de Casado, al que ha llamado "ministro de la oposición", al abstenerse. "Están completamente locos, actuando desde la irresponsabilidad y la depravación en política, hundiendo la economía y arruinando la vida de millones de españoles", sentenció. 

Acto seguido, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, defendió la idoneidad de la alarma y de las restricciones de movilidad, que ya demostraron su utilidad en primavera, y cargó contra Casado e Inés Arrimadas por su "incalificable" actitud dejándose arrastrar por los ultras. "Me temo que es imposible contar con PP y Ciudadanos para esta tarea… y la razón es muy sencilla: Vox los tiene encerrados en la plaza de Colón… y de la plaza de Colón solo sale una cosa: el ‘¡a por ellos!’", sentenció, tras pedir dejar a un lado las teorías conspiranoicas de los ultras y apostar "por lo real, por lo que funciona".

Baja de tono
"Ya vale de esta lucha miserable por echarse los muertos a la cabeza", espetó Rufián tras las intervenciones de Abascal y Echenique. "Al carajo el relato", continuó, afeando las batallas políticas. Tras intentar centrar en el debate en la prórroga del estado de alarma, el diputado republicano criticó que Sánchez intentara aprobar una ampliación de seis meses sin comparecer en ningún momento. Así, aplaudió que el PSOE haya aceptado la enmienda de ERC. 

En la misma línea se expresó la líder de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz del PNV, Aitor Esteban, que lamentaron que, una vez más, el Congreso se haya convertido en escenario de luchas y descalificaciones. La presidenta de los naranjas anunció que apoyará la prórroga de la alarma por "responsabilidad" y "sentido de Estado" ante un Gobierno que padece de una "falta de liderazgo". Asimismo, Esteban también subrayó que votarán 'sí' a la extensión de la herramienta constitucional que, enfatizó, no implica que haya restricciones durante seis meses, sino que solo habilita a los presidentes autonómicos a ponerlas en marcha.

La votación
El pleno del Congreso votó primero las propuestas de resolución de los grupos a la petición del Gobierno para ampliar la alarma por seis meses. Solo salieron adelante dos enmiendas, como estaba previsto: la de ERC, para aumentar el control parlamentario del presidente y del ministro de Sanidad, y la del PNV, para que los enclaves de Treviño y Orduña reciban el mismo tratamiento que la provincia circundante, Álava. 

Pasadas las 15.00, al finalizar el pleno, se votó la extensión de la alarma hasta el 9 de mayo, ya con los añadidos de las propuestas de ERC y PNV. La prórroga recibió 194 'síes' (los de PSOE y Unidas Podemos y sus socios parlamentarios, entre ellos los republicanos, además de Ciudadanos y el PDECat), 53 'noes' (de Vox y Foro) y 99 abstenciones (del PP, JxCat, Bildu y la CUP). 

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

    Buscar tiempo en otra localidad