+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cita con las urnas

Cataluña (no) tiene solución

 

Todo listo para las elecciones 8 Papeletas de los diferentes partidos para votar en la jornada de hoy. - JOAN CORTADELLAS

Nada. Ni la campaña electoral en general, ni los debates televisivos en particular, han aportado un rayo de luz sobre el modo en el que la crisis catalana podría hallar una senda de solución. Los independentistas plantean con obstinación el derecho de autodeterminación y el referéndum para ejercerlo. El PSOE apuesta por más autogobierno y diálogo, pero dentro de los límites de la Constitución. Pedro Sánchez ha endurecido su discurso al sostener que los secesionistas «no son de fiar» y no desea que la gobernabilidad «descanse» en ellos durante la próxima legislatura. Las derechas optan por el simplismo político y el reduccionismo jurídico de la aplicación del 155, y Podemos entrecruza un patriotismo de la «gente» con una consulta en la que propugna decir no a la república catalana, aunque sí a la plurinacionalidad del Estado.

Los catalanes y el resto de los españoles tienen motivos sobrados para estar perplejos y decepcionados ante la ausencia de abordaje diagnóstico y terapéutico a uno de los grandes problemas de nuestro Estado y de nuestra sociedad. Hasta el punto de que puede llegar a pensarse que la «cuestión catalana» –recidivante históricamente– no tiene solución. Parecería que se asume la resignación del padecimiento crónico. Puesto que el problema no tiene solución, no es problema sino una realidad insoslayable. José Ortega y Gasset y su apelación a conllevar –y no solucionar– el asunto catalán parece un intelectual en vanguardia tantas décadas después de su fallecimiento.

Propuesta sugestiva

Pero el desarme ante la crisis de Cataluña no es solo española. El muy ilustre constitucionalista –reconocido mundialmente– J. H. H. Weiler, ahora en la Universidad de Nueva York, luego de haber ocupado púlpitos académicos del mayor nivel, publicará en la revista Actualidad Jurídica Uría Menéndez del próximo mes de mayo un artículo titulado «¿Quién teme a una nación de naciones?», base de su discurso en ese prestigioso bufete el pasado mes de noviembre, con ocasión de la celebración del 40º aniversario de la Constitución. Escribe Weiler sobre Cataluña y propugna una reforma constitucional –poco verosímil, la verdad– con un primer nuevo artículo en la Carta Magna que diga: «España es una Monarquía parlamentaria y un Estado indivisible, miembro de la Unión Europea, compuesto por una nación de naciones».

La propuesta de Weiler no tiene precedentes en las constituciones de nuestro entorno, pero resulta sugestiva desde el punto de vista del debate. El profesor cree que la «nación de naciones» no la aceptarían ni unos ni otros. «La nación de naciones es un tabú. El gran Francisco Rubio Llorente habló de una comunidad de naciones. El Estatuto de Andalucía habla de una «realidad nacional». Y en las líneas de batalla catalana es rechazada por ambas partes […]. A los independentistas catalanes no les gusta la nación de naciones. No están dispuestos a aceptar que ellos, como catalanes, son parte de una nación española. Y a los nacionalistas españoles no les gusta la nación de naciones. Temen que al reconocer a Cataluña como nación aceptarán, o al menos fortalecerán, la declaración de independencia».

El constitucionalista judío, ampliamente escuchado en los foros jurídicos y políticos, añade que, «de hecho, esta simetría de posiciones representa la victoria de Franco desde la tumba. Y es que ambos bandos se adhieren a la misma posición franquista: no puede haber más que una sola nación y un solo Estado». Duras palabras, fáciles de formular en la lejanía, pero que invitan a una cierta reflexión colectiva.

Por su parte, otro gran gurú de la politología, Francis Fukuyama, se ha referido a la crisis de Cataluña. Afirma el profesor de Harvard que el tema catalán «es el gran dilema» para él. «Tengo muchos amigos académicos catalanes que defienden apasionadamente la independencia de Cataluña. No tengo una opinión clara porque carecemos de una buena teoría democrática que nos diga quién tiene razón si una parte de una democracia quiere romper con un país que goza de una democracia bastante buena. No hay una teoría que diga cuál es la posición moral correcta. Es una pena porque este separatismo ha provocado esa reacción del ala derecha. Creo que es todo lo que puedo decir».

Sin luz en el túnel

Ni Weiler ni Fukuyama. Uno cree que las posiciones encontradas a propósito de la cuestión catalana son «franquistas» (lo que no aporta nada sustancial); y el otro argumenta que no hay una teoría democrática que resuelva el dilema moral que toda secesión implica, además de sus consecuencias políticas y de otro orden. De tal modo que ni dentro ni fuera encontramos un asidero para escudriñar un haz de luz en el horizonte borrascoso español que hoy se somete al escrutinio de los electores sin diagnósticos que permitan un buen discernimiento de criterio sobre la situación catalana, la principal de nuestras preocupaciones.

Quizá estemos viviendo un tiempo de transición entre el punto álgido de la crisis secesionista y su decantación definitiva que podría producirse después de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el proceso soberanista y tras unas nuevas elecciones al Parlament de Cataluña. Esta crisis no ha madurado aún y las espadas siguen en alto. De ahí esa sensación inquietante y muy general de que la cuestión catalana no tiene solución. O que las que pasan por tales no lo sean.

El diálogo como fórmula más idónea carece de verosimilitud aquí y ahora porque entre las distintas posturas no hay puntos de conexión. Una consulta secesionista es moralmente destructiva del Estado democrático. El regreso al paraguas constitucional y estatutario es preciso, una condición sine qua non para reencontrar el camino que, desgraciadamente, no van a señalarnos las urnas en muy pocas horas. ¿Cataluña (no) tiene solución? Si la tuviere, la desconocemos por el momento y el 28-A no nos la va a descubrir.

Temas relacionados
 
   
1 Comentario
01

Por Cordvba-Qurtuba 10:55 - 28.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El Sr. Ortega y Gasset en su "España invertebrada", como buen centralista castellano de ordeno y mando, deja mucho que desear para conseguir una concordia nacional. ¿Cuál es el problema para que este país oficialmente se proclame monarquía federal?..si en la práctica casi existe. Países como Canadá, Emiratos Árabes, Australia o Malasia lo son y funcionan.