+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VIVIENDAS MUNICIPALES

Botella salva la condena por vender pisos públicos a fondos buitres

 

REDACCIÓN MADRID
18/07/2019

El Tribunal de Cuentas ha revocado una sentencia que condenaba a la exalcadesa de Madrid Ana Botella (PP) y a siete miembros de su equipo a abonar 22,7 millones de euros por la venta, en 2013, a un fondo de inversión de 1.860 viviendas que pertenecían a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS).

La resolución, fechada el 17 de julio, fue adoptada por dos votos contra uno de los tres miembros que conforman la citada sala y responde al recurso de apelación interpuesto contra la sentencia del 27 de diciembre de 2018, informa Efe. Esta sentencia, dictada por la consejera de Cuentas María Antonia Lozano Álvarez, consideró probado que la operación en la que se vendieron 18 promociones de vivienda pública protegida por 128 millones de euros a Fidere, filial de Blackstone en España, se hizo por un procedimiento ilegal. Alegó que no se aseguró la concurrencia y se cerró por debajo del precio contable de los inmuebles, de 159 millones, y también por debajo del precio del mercado, generando un perjuicio al erario público en plena crisis económica de más de 25 millones de euros.

Además de Ana Botella, resultaron condenados su entonces equipo de gobierno, coincidente con la junta de accionistas de la EMVS: la exdelegada de Gobierno en Madrid Concepción Dancausa; Paz González, Enrique Núñez y Diego Sanjuanbenito -altos cargos del actual Gobierno regional-; Dolores Navarro y Pedro del Corral (exedil del Ayuntamiento de Madrid).

Se da la circunstancia de que Margarita Mariscal de Gante y Mirón, exministra de Justicia en el Gobierno de José María Aznar, y José Manuel Suárez Robledano han sido los dos consejeros de la Sala de Justicia del Tribunal de Cuentas que han votado a favor de la absolución de la sentencia. Ambos miembros fueron nombrados a propuesta del PP. Ambos avalaron un recurso que esgrime que no hubo «daños a los caudales públicos» en la operación del ayuntamiento popular.