+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DISCURSO DE LA CANDIDATA A LA PRESIDENCIA

Ayuso se ve como muro de contención ante el independentismo

La candidata del PP avisa de que el Gobierno de Madrid estará vigilante ante cualquier "concesión" a los soberanistas Anuncia la "mayor rebaja" de impuestos de la historia de la región tras pactarla con sus socios de investidura, Cs y Vox

 

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto a sus socios: la líder de Vox, Rocío Monasterio, y de Cs, Ignacio Aguado. - JOSÉ LUÍS ROCA

Isabel Díaz Ayuso está a punto de convertirse en la dirigente del PP con mayor poder territorial. La nueva baronesa del partido azul, apuesta personal de Pablo Casado, ha pronunciado esta mañana en la Asamblea de Madrid un discurso de investidura en el que ha expuesto el programa de Gobierno que ha pactado con Ciudadanos y que logrará, si no hay sorpresas, el apoyo explícito de Vox a través de sus 12 diputados, claves para lograr, en la votación de mañana, la presidencia de la Comunidad. El PP ostentará la presidencia y siete consejerías e Ignacio Aguado, líder de los naranjas en la región, será vicepresidente y su partido dirigirá seis departamentos. La ultraderecha renunció a sus reivindicaciones iniciales y finalmente no asumirá cargos en el Ejecutivo ni tampoco verá derogados algunos artículos de las leyes autonómicas que protegen al colectivo LGTBI ni verá implantado el 'pin parental' en los colegios, para que los niños puedan abandonar las clases si los contenidos no corresponden con las convicciones de sus padres.

Durante más de una hora, la candidata ha expuesto sus 10 retos y en el puesto número uno ha colocado la fiscalidad y se ha comprometido a promover "la mayor rebaja de la historia de la Comunidad de Madrid". Pero antes y después de enumerarlos, al principio y al final de su discurso, ha dejado clara una misión, que también asume, dice, como "representante del Estado" en Madrid: la de la defensa de la unidad de España ante los independentistas. Ayuso considera que la región es "un pilar vertebrador de España" en todos los sectores y también "en lo simbólico y emocional". "Tenemos por tanto una especial responsabilidad (...) Y la voy a ejercer, denunciando cualquier concesión, cambalache o maniobra cortoplacista dirigida a obtener algún beneficio político de este grave ataque a la unidad nacional. Madrid seguirá siendo así baluarte de libertad y de solidaridad en esta nación de ciudadanos libres e iguales", ha afirmado. "No solo debemos combatir los nacionalismos haciéndoles frente; también ayudando a construir el tejido empresarial, educativo y de convivencia, asegurando la libre movilidad de las familias y empresas", ha declarado en otro momento.

Medio punto menos del IRPF

Ayuso ha dicho que ese ha sido "el signo de identidad" de los Gobiernos del PP en esa comunidad y lo seguirá siendo "porque Ciudadanos y Vox también están de acuerdo". "Bajaremos la tarifa autonómica del IRPF, reduciendo todos los tramos de la tarifa en medio punto, y haciendo que se llegue a pagar hasta un 5,5% menos. También elevaremos el mínimo personal y familiar por descendientes y ahondaremos en las deducciones sobre este impuesto. También ha asegurado que los nuevos autónomos disfrutarán de una tarifa plana de 50 euros de cotización a la Seguridad Social durante dos años, el mismo periodo que quiere facilitar a las mujeres que se reincoporen al trabajo tras la maternidad. Ayuso ha defendido estas iniciativas para "compensar, en lo posible, la voracidad fiscal del Gobierno socialista" de Pedro Sánchez, ahora en funciones.

El PP de Madrid también pedirá al Ejecutivo central que ponga en marcha de manera "urgente" un nuevo sistema de financiación autonómica que "corrija los actuales desequililbros que perjudican a Madrid". En este contexto, la futura presidenta madrileña ha asegurado que no pretende que su Gobierno esté instalado en la "reivindicación", pero ha avisado a la Moncloa que no espere que "Madrid sea tratada injustamente".

En su alocución, Ayuso ha empezado recordando a varios presidentes que le han precedido en el puesto, incluido Joaquín Leguina, el primer jefe del Ejecutivo regional, del PSOE, y también Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, estos días en la picota porque la fiscalía anticorrupción plantea imputarlas por el 'caso Púnica'.

A sus socios de investidura, que no de legislatura, porque Vox ha avisado que tras darle sus apoyos (en la votación de mañana) pasará a la oposición "férrea", les ha dado las gracias por "anteponer" el interés general a sus propios intereses. También ha agradecido el talante del ganador de las elecciones autonómicas, Ángel Gabilondo, del PSOE, durante todo el proceso de negociación.

"Luchar contra el machismo, no contra los hombres"

Como guiños al partido ultraderecha de Santiago Abascal, Ayuso ha diluido el grave problema de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas y sin llegar a usar la expresión "violencia intrafamiliar", como hace Vox, sí que ha asegurado que "cualquier persona puede ser víctima de maltrato" y se ha comprometido a "luchar contra el machismo y cualquier abuso o discriminación, no contra los hombres". Ayuso ya se había expresado en estos términos el pasado invierno, cuando en el PP empezaron a auparla como portavoz, durante las negociaciones con los radicales en la Junta de Andalucía, justo antes de que Casado la eligiera como candidata a la Comunidad.