+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Exjefe político de ETA

La Audiencia Nacional pedirá la extradición de Josu Ternera por cuatro causas pendientes

El etarra, que huía de la justicia desde el 2002, está acusado por ordenar atentados como el del cuartel de Zaragoza

 

La sede la Audiencia Nacional, en Madrid. - EUROPA PRESS

EL PERIÓDICO / AGENCIAS
16/05/2019

La Audiencia Nacional pedirá la entrega del exjefe político de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoechea, Josu Ternera, para ser juzgado en España por las cuatro causas que tiene pendientes con órdenes internacionales y europeas de detención y entrega vigentes, según han informado fuentes de este tribunal.

Entre esas cuatro causas figuran haber dado la orden para el atentado en el 1987 contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, en el que murieron 11 personas -seis de ellas niños-, y por el que fue procesado en el 2002 por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

Una vez reactivadas las órdenes de detención y entrega, se le reclamará también por el asesinato del directivo de Michelin Luis María Hergueta Guinea, en el 1980, hechos por los que fue procesado en el 2005 por el Juzgado Central de Instrucción número 1.

ACUSADO DE CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD

También tiene pendiente la causa que abrió el Juzgado Central de Instrucción número 3 contra cinco exdirigentes etarras por crímenes de lesa humanidad en relación a los atentados que ordenaron cometer a partir del 2004, fecha en la que entró en vigor en España la figura de la lesa humanidad.

Además deberá responder por la financiación de ETA a través de las herriko tabernas, el sumario 35/02, por el que fue procesado por integración en banda armada.

Respecto a la causa por lesa humanidad, la juez Carmen Lamela propuso juzgar en marzo del 2018 a Ternera y a otros dos exjefes etarras más, mientras que en la causa de las herriko, los principales acusados que se enfrentaban a una petición del fiscal de entre 8 y 12 años de prisión fueron finalmente condenados a penas más leves que no superaron los tres años de cárcel por las dilaciones indebidas en este procedimiento.