+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

POR LOS COMICIOS EN CATALUÑA

Los aliados de Sánchez piden acelerar los Presupuestos del 2021

El Gobierno asume que ERC no avalará las cuentas del 2020 con elecciones autonómicas a la vista. Los republicanos, el PNV y Compromís, favorables a aprobar en otoño el proyecto del año que viene

 

Adriana Lastra (PSOE) conversa con Gabriel Rufián (ERC) y Aitor Esteban (PNV) en el hemiciclo del Congreso. - DAVID CASTRO

Los aliados del Gobierno han llegado a la conclusión de que, salvo milagro, ERC no podrá facilitar la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado antes de que se celebren las elecciones en Cataluña. Sus análisis indican que los republicanos no soportarían el estrés de esa votación, porque les acarrearía críticas de traición a escasas semanas de medirse en las urnas con un adversario, JxCat, que defiende la pureza del ideario independentista.

Decididos a dar estabilidad a la legislatura, los socios empujan a Pedro Sánchez a reaccionar: prefieren que el Ejecutivo guarde en un cajón las cuentas públicas del 2020, que en estas circunstancias no podrían salir adelante antes del último trimestre, y empiece ahora a negociar directamente las del 2021, para aprobarlas pasados los comicios catalanes. Eso permitiría a los de Oriol Junqueras liberarse de la presión electoral y avalar el proyecto en el Congreso. ERC, PNV y Compromís apoyan esta fórmula. La Moncloa también la sopesa porque las prospecciones del equipo de Sánchez han llegado al mismo diagnóstico: "La abstención de ERC está verde".

Los republicanos no lo niegan. Oficialmente, explican, las negociaciones no han comenzado, pero en conversaciones informales sí se ha esbozado la idea de que sería más productivo para el Gobierno dar por muertos los Presupuestos del 2020 y afanarse en buscar complicidades para el 2021. "Una posible solución es sentarnos a negociar los del año que viene y sacarlos en octubre o noviembre, cuando hayan pasado las elecciones", sopesan los de Junqueras. Hasta entonces, Quim Torra los tiene en un puño, admiten, porque del 'president' (vía Waterloo) depende la fecha de los comicios.

ÚLTIMO TRIMESTRE

El PNV coincide en que en este contexto, pendientes de las elecciones catalanas, lo más operativo es arremangarse directamente con las cuentas del año que viene. Si Torra acaba convocando las urnas para octubre -como muchos creen que hará-, sería poco hábil aprobar unos Presupuestos en noviembre y volver a empezar de inmediato todo el trabajo para el proyecto del año siguiente. Los nacionalistas vascos consideran, en cambio, que con unos Presupuestos para el 2021 aprobados, el Gobierno gana por lo menos dos años de oxígeno. "Tendría más sentido presentar los del 2021", admite el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban.

Desde Compromís también apuestan por apoyar fórmulas que aporten estabilidad al Ejecutivo. "No pondríamos problemas a tramitar directamente los Presupuestos del 2021, pero siempre que se cumplan los acuerdos firmados con el PSOE, en los que se comprometen a medidas paliativas para compensar a la Comunidad Valenciana hasta que no haya nuevos Presupuestos aprobados. Ahí, por ejemplo, que el Estado asuma su responsabilidad en la financiación de la dependencia es clave. Mientras cumplan con ello, nos parecerá bien", argumenta su portavoz, Joan Baldoví, que reclama que la negociación empiece cuanto antes. El grupo valenciano, al igual que el PNV, no quiere que el Gobierno le presente sus números a última hora y le presione con las fechas. Está dispuesto a apoyar, pero reclama tiempo.

ERREJÓN PIDE VALENTÍA

Sánchez lo tendrá algo más cuesta arriba para convencer a Más País. El partido de Íñigo Errejón cree que el Gobierno no puede permitirse estos meses en blanco, arrastrando más tiempo los Presupuestos de Mariano Rajoy. "Un Gobierno progresista sin Presupuestos progresistas es un Gobierno viendo pasar el tiempo", analizan fuentes de esta formación. Recuerdan que la ley de Presupuestos "es el instrumento político más importante de un Gobierno; más aún, de un Gobierno que quiere hacer política social avanzada", y piden al Ejecutivo que sea "valiente" y lleve al Congreso un proyecto "para la transición ecológica y la justicia social" que pueda ser sometido a deliberación y mejorado.

Lo cierto es que Sánchez no tiene ninguna intención de hacerle caso a Errejón en este asunto. El Ministerio de Hacienda ya ha confirmado que si no cuenta con las garantías de apoyos suficientes no llevará los Presupuestos a la Cámara baja. Como la posición de ERC impide esa mayoría, cobra fuerza la tesis de que las cuentas del 2020 nunca verán la luz y que lo que se presentará en el Parlamento después de las elecciones catalanas será el texto del 2021.

Esa fórmula tiene el camino allanado. El Gobierno, sin avisar a sus socios, incluyó en la votación del techo de gasto de la semana pasada la previsión del año que viene. Los aliados no quisieron hacer ruido, dicen, pero tomaron nota.

Apúntate a nuestra Newsletter

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España

    Buscar tiempo en otra localidad