+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CAMPAÑA LLEGA A SU ECUADOR

Las izquierdas avivan el discurso ideológico mirando a la abstención

PP y Cs quieren una campaña desideologizada que ponga el acento en las propuestas de gestión. El PSOE abandera el mensaje contra las políticas de derechas que tan buenos resultados le dio el 28-A

 

Isabel Ambrosio, José María Bellido, Pedro García e Isabel Albas, los candidatos a la Alcaldía por PSOE, PP, IU y Cs. - CÓRDOBA

Irina Marzo Irina Marzo
16/05/2019

Después de unas elecciones generales nutridas de un altísimo componente ideológico, en la campaña de las elecciones municipales empezó imponiéndose el discurso de la gestión y el pragmatismo, que ha dominado los primeros días. Hasta ayer, sexto día de campaña, cuando el debate ideológico asomó la patita en Córdoba y se sumó a la batería de propuestas que los candidatos están dando a conocer a la ciudadanía estos días.

El PSOE abanderó ayer el mensaje más ideológico, contra las políticas de derechas, que tan buenos resultados le dio el 28-A a Pedro Sánchez, buscando la reactivación del voto de la izquierda y mirando de reojo al votante abstencionista, verdadero caballo de batalla de esta contienda electoral que se juega en lo local.

Isabel Ambrosio, candidata socialista a la reelección, pidió «que nadie se quede sin votar para conseguir una gran mayoría de progreso en la que quepamos todos». «Nos jugamos que Córdoba siga avanzando con un gobierno progresista o que vuelva a los recortes y las pérdidas de derechos de las políticas que hacen las derechas», añadió.

Además, la polémica suscitada en torno a la exposición de la Diputación de Córdoba titulada Maculadas sin Remedio y al ataque sufrido por uno de sus cuadros terminó sirviendo ayer de escenario ideal para espolear el discurso contra la entrada en las instituciones de la extrema derecha y la posibilidad de que se reediten los pactos a la andaluza.

Fue de nuevo la alcaldesa la que dijo, en reacciones a la polémica, que «Córdoba nunca ha sido intransigente y, desde luego, lo que no nos va a llevar, ni la extrema derecha, ni la derecha extrema, es a volver a los tiempos de la Inquisición social, cultural y fundamentalmente intelectual que Córdoba no ha querido vivir en ningún momento».

También el candidato de Izquierda Unida, Pedro García, hizo ya referencia ayer a los pactos postelectorales, aludiendo a los dos bloques, derecha e izquierda, en los que podría situarse el escenario posterior al 26-M, habida cuenta de la dificultad de que alguna formación pueda alcanzar una mayoría absoluta: «No queremos que la derecha y la ultraderecha gobiernen la ciudad. Con nuestro voto no van a gobernar Córdoba», afirmó García, que también abrió la pugna a la izquierda del PSOE contra sus frustrados socios de confluencia, Podemos.

El PP y Cs, por contra, han diseñado campañas que huyen precisamente de las claves más ideologizadas del discurso político, para centrarse en la gestión y los aspectos más pragmáticos de la política municipal. «Mis enemigos no son Ambrosio o García, mi enemigo es el desempleo», ha dicho por activa y por pasiva el alcaldable del PP, José María Bellido, que ha enfatizado las propuestas de su programa frente a cualquier otro mensaje.

Cs, en una línea muy parecida, se está centrando en su programa, que desmenuza su candidata, Isabel Albás, cada vez que tiene ocasión, dándole además a las ideas y a lo ideológico un matiz negativo: «Elegimos entre quienes gestionan desde la ideología o un gobierno de gestores de la sociedad civil», dijo en el debate emitido por Canal Sur la noche del martes.

Temas relacionados
 
26M en imágenes