+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MAESTROS

Escuela laboratorio

 

Isabel Agüera Isabel Agüera
05/06/2019

Queridos maestros: puede que todas las estrategias escritas en esta mi obra os puedan parecer, como mínimo, extrañas, y sí, puede que lo sean, pero creo que el maestro debe investigar, el qué y el cómo lograr que todos los alumnos alcancen los objetivos mínimos, sin alejarse de los libros de texto pero creando distancia suficiente para que al usarlos, se olviden de lo textos complementarios y aprendan lo esencial.

Se trata de un nuevo intento de educar desde la experiencia y la práctica cotidiana simplificando y resolviendo problemas de la forma más breve y eficaz. Estrategias que he resuelto en el aula y de cuyos resultados me he sentido satisfecha.

La experiencia que cuento hoy se me ocurrió con un curso de alumnos de doce años, repetidores, con índice total de fracaso. A la vista de una última evaluación, se me ocurrió ésto, les dije: voy a ver si os preparo una evaluación sencilla para que estudiéis algo y aprobéis todos. De forma muy aparatosa, escribí en un folio preguntas que venían a ser lo esencial de Sociales que debían haber aprendido. Una vez que las escribí, les dije: voy a salir un momento. Y dejé el folio con las preguntas encima de la mesa. Nada más salir pude percibir el revuelo de alumnos que a toda prisa copiaban las preguntas.

Al día siguiente, en la cara de todos, siempre tensa ante una prueba final era de tensión y expectación, pero aquel día se les notaba cierta relajación, complicidad y hasta deseos de empezar.

El resultado fue, como esperaba, de éxito total. ¿Qué había pasado? Lo que yo quería: que aprendieran el nombre de las comunidades autónomas de España en aquel caso. Hay alumnos con los que hay que estudiar, probar, como en un laboratorio, todo, antes de dejarlos perdidos en el fracaso sin remedio.

Temas relacionados