+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Aprendiendo de Picasso

La fundación de enseñanza Santos Mártires aplica en Educación Infantil un método denominado ‘La magia de aprender’, que permite adaptar particularidades específicas en cada uno de sus centros

 

Alumnado de Infantil del colegio La Inmaculada disfrutando del ‘Arte con Picasso’. - CÓRDOBA

Olga Alba
13/02/2019

El de La Inmaculada es uno de estos colegios. Aquí trabajan por proyectos de comprensión, donde se parte de un tema concreto para construir el conocimiento del mismo de manera compartida, relacionando los saberes que ya se tienen y contextualizando las informaciones que llegan al aula. La clave de esta forma de aprendizaje está en mantener un diálogo constante, interpretar la realidad que nos rodea y representar de forma creativa todo lo que se quiere comunicar. Un círculo perfecto. Tal y como explica el director de este centro, Enrique Muñoz Herrera, el grado de éxito de un proyecto de este tipo es «directamente proporcional al grado de implicación de los agentes que lo llevan a cabo».

Y con un alto grado de compromiso de toda la comunidad educativa de La Inmaculada, desde Infantil hasta ESO, participan en el proyecto El Arte con Picasso. «Ya en el curso anterior empezamos a considerar que la gran diversidad que ofrece este artista permitiría que los alumnos, partiendo de la observación, de las emociones al contacto con sus obras, pudiesen trabajar diferentes contenidos mientras descubrían a este gran pintor», explica el responsable del centro.

Pero, ¿cómo se trabaja en cada etapa? En los más pequeños, argumenta Muñoz, el principal impacto les viene por la vista, ya que se comienza el proyecto por la decoración. «Cuando llegan al colegio ven que se ha transformado. Y ese mismo día se programa una actividad motivadora que cause en ellos la necesidad de querer saber más cosas sobre el tema que se va a trabajar». Así, son los pequeños los que deciden qué desean saber y el rol del docente es solo de canalizador de propuestas y organizador de intereses.

«Una vez que cada niño decide qué quiere saber, le damos esa información a las familias para que les ayuden en la búsqueda de esa información para que, posteriormente, lo expongan en clase a sus compañeros», matiza el director. Los tres ciclos de Primaria y ESO también se unen a este proyecto de centro, trabajando en coordinación vertical para el progresivo desarrollo de las competencias clave, centrándose en tópicos del arte abstracto porque así «hacemos que nuestros alumnos tengan una visión alternativa de la realidad, favoreciendo el desarrollo del pensamiento creativo», señala Muñoz, quien apunta que, «aunque no es fácil la coordinación de tantas y tan distintas etapas educativas, el resultado es tan bueno que hacen que el esfuerzo merezca la pena».