+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Prevención, pero nunca pánico

 

Turistas chinos con mascarilla en el aeropuerto de Manila (Filipinas). - MARK R. CRISTINO

02/02/2020

La inquietud se extiende a medida que surgen más casos de contagio del nuevo coronavirus chino en diferentes países. El virus, llamado 2019-nCoV, causa infecciones respiratorias y puede ocasionar desde un leve catarro a una neumonía grave. El epicentro de la afección tiene lugar y fecha: principios de diciembre en el mercado de Wuhan, una metrópoli china con 11 millones de habitantes. Al igual que otros coronavirus, proviene de animales. De hecho, en ese mercado se vendían animales vivos y recién sacrificados.

Al tratarse de un virus, los antibióticos no sirven. Ninguno de los antivirales conocidos funciona. La recuperación depende de la fortaleza de los pacientes. La tasa de mortalidad, como ha explicado la doctora cordobesa Inmaculada Salcedo, portavoz del grupo de seguimiento creado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta, está entre un 2,5 y un 3% (la gripe estacional común es de menos de un 1%, pero otras epidemias han llegado al 30%), y la mayoría de los fallecidos tenía problemas previos de salud. Hasta el momento, se han confirmado más de 170 muertos, unos 9.000 enfermos, aunque las cifras crecen a diario. Parece que afecta más a mayores que a niños.

La confirmación del contagio entre humanos llevó a extremar las medidas de prevención. Millones de personas permanecen aisladas en Wuhan. El virus ya ha llegado a más de 20 países, también Europa. A pesar de ello, los expertos llaman a la calma. Se está trabajando a contrarreloj y ya se ha conseguido descifrar el genoma completo del virus. Se especula con la posibilidad de que se pueda conseguir la vacuna en 40 días. En España, el Ministerio de Sanidad cree que la epidemia «tiene posibilidades de empezar a remitir» y avanza que en España va a haber «como mucho algún caso», que espera no sea de transmisión local

La economía, el deporte o el turismo son algunos de los muchos sectores a los que las medidas de control afectan de forma directa y se augura un golpe severo no solo en la economía de China, sino en la mundial. La OMS declaró el jueves pasado emergencia global por el brote, lo cual permite intensificar las medidas de prevención y coordinación de las autoridades sanitarias de todo el mundo -como demuestra el aislamiento de unos turistas alemanes en La Gomera tras confirmarse su contacto con contagiados en Berlín y un caso de contagio en uno de ellos-, imprescindibles para el control de un virus que puede desatar una pandemia. Ante la situación, son imprescindibles la alerta y las medidas de prevención, pero nunca un pánico injustificado que colapse los servicios sanitarios o dé lugar al rechazo social hacia los ciudadanos chinos.

Temas relacionados
 
 
 
1 Comentario
01

Por otras posibilidades 9:48 - 02.02.2020

En 1918 hubo una "gripe" planetaria mal llamada "española" (pues empezó en los EEUU) que provocó alrededor de unos 35 millones de víctimas mortales. De acuerdo que las circunstancias (II GM), los conocimientos científicos y circunstanciales NO eran los que son actualmente. Pero si China ha tomado medidas excepcionales (NUNCA se había confinado tantos millones de personas en varias ciudades) es porque si se extendiera el coranavirus podría ser una pandemias letal. Sin embargo, hay una paradoja entre la gripe estacional (que también mata miles de personas) y esta nueva enfermedad, que por el momento ha matado relativamente poco (por las medidas tomadas). Aquí NO se dan estadisticas se lo que provoca la gripe estacional. Moralidad, la gente le resta importancia de lo que representa. La información completa y constante es el mejor antídoto al pánico (miedo excesivo e incontrolado). Por ello, se debería informar a la población cordobesa (pues tiene la tasa más elevada de gripe estaxional de España) de TODO, de los protocolos necesarios y cómo evitar transmitirla. La ignorancia es la peor pandemia que existe. Así nos va.