+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

El debate que sí debemos mantener

 

Editorial
14/06/2020

El debate político sigue embarrado entre acusaciones airadas y una judicialización de la gestión de la epidemia inédita en el actual contexto europeo -aunque en España los precedentes sobre cómo no abordar un problema real, planteándolo en cambio en forma de política querulante, no sean pocos-. Seguimos encallados en la distribución de culpas antes que en la necesaria aclaración de responsabilidades en el momento debido y la búsqueda de soluciones. Mientras, la sesión celebrada esta semana en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados fue un ejemplo de los debates que sí deberían ocupar el espacio central del debate público. La comparecencia de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, fue precedida de una rueda de prensa conjunta de los sindicatos CCOO y UGT, que avanzaron las propuestas que plantearán la semana próxima cuando comparezcan. Las propuestas de las distintas partes que han de protagonizar el diálogo social no son necesariamente coincidentes. Y será mucho más difícil llegar a acuerdos que afronten, necesariamente, problemas estructurales de la economía española de lo que ha sido, por su dimensión o urgencia, alcanzar puntos de encuentro en materias como el salario mínimo, la compensación por el cese de actividad de autónomos o los ERTE.

Mientras la patronal incide en la necesidad de facilitar la travesía del desierto a las empresas con moratorias fiscales, los sindicatos indican la oportunidad de aumentar la presión fiscal a las rentas más altas para afrontar el inmenso roto en las cuentas públicas. Los primeros reclaman un trato especial para reactivar rápidamente el sector turístico, una sexta parte del volumen de la actividad económica española, mientras que los sindicatos reclaman primar la búsqueda de modelos alternativos. Solo, y no es poco, dos grandes puntos de coincidencia. La necesidad de apostar por la reindustrialización o la falta de suministro de elementos esenciales durante lo peor de la crisis sanitaria, y la necesidad de ampliar y extender hasta allá donde sea materialmente posible los diversos sistemas de protección del desempleo. Desde la duración de distintos subsidios especiales una vez superado el estado de alarma hasta el mecanismo de los ERTE por el covid, que Trabajo quiere llevar al Consejo de Ministros del próximo martes aunque el acuerdo entre sindicatos y patronal aún no está cercano. Aquí será necesaria mucha flexibilidad para adaptar este instrumento que ha sido clave hasta ahora a las muy diversas condiciones en que cada sector económico está pudiendo afrontar, de forma plena, parcial o aún sin un horizonte claro, la vuelta a la actividad. Con todo, nada de lo que está encima de la mesa será posible mientras las reticencias de países como Holanda hayan impedido de momento avances en el debate sobre el fondo de recuperación de 750.000 millones propuesto por la Comisión Europea. En las cumbres previstas para finales de junio y principios de julio estará todo en juego.