+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ANÁLISIS DE MERCADO

La vivienda superará las 550.000 transacciones en el 2018

BBVA Research vaticina que los precios se moverán a un ritmo del 5% en el conjunto del año

 

Una familia admira las vistas desde su futuro piso - ALBERT BERTRAN

Max Jiménez Botís
09/01/2018

El sector inmobiliario fue responsable de más del 11,2% del crecimiento de la economía española en los tres primeros trimestres de 2017. Y el buen cierre del 2017, a pesar del incremento de la incertidumbre en la última parte del año, dará paso a un 2018 en el que volverá a crecer apoyado tanto en la demanda doméstica como en la extranjera, tal y como se desprende de la revista 'Situación Inmobiliaria España', de BBVA Research. Aunque el crecimiento será más moderado, se espera que a lo largo del año se cierren unas 550.000 operaciones de compraventa, lo que impulsará el crecimiento de los precios hasta cotas próximas al 5%, en promedio anual, y elevará la firma de visados hasta el entorno de las 92.000. Además, cada vez son más las comunidades autónomas que muestran un mercado inmobiliario normalizado, una vez superada la crisis.

Los escasos datos referidos al último trimestre del 2017 apuntan hacia una moderación del crecimiento. Durante los dos trimestres centrales de 2017 la venta de viviendas mantuvo las tasas de crecimiento, lo que favoreció la subida de los precios y la puesta en marcha de nuevos proyectos. A falta de conocer los datos del último trimestre, el informe indica que el balance para el sector en el 2017 ha sido positivo, gracias a los buenos cimientos en los que se continúa asentado.

Entre enero y octubre del 2017 se vendieron 432.500 viviendas, un 16,4% más que en el mismo periodo del 2016. Ello ha sido posible con la buena evolución del mercado hipotecario: el nuevo crédito para compra de vivienda creció el 16,4% interanual en los 11 primeros meses del año, al tiempo que la concesión de hipotecas lo hizo el 14,7% entre los meses de enero y octubre. Todo, en un contexto en el que el coste de financiación está en mínimos, con el tipo hipotecario en el entorno del 2,2%. El incremento de la demanda ha favorecido la actividad constructora y entre enero y octubre la firma de visados creció el 28,0%, hasta los 60.695. De ese modo, el precio de la vivienda volvió a repuntar en el tercer trimeste tras la moderación del segundo ( un 2,7% según Fomento y 6,6% según el INE).

La incertidumbre catalana
La incertidumbre derivada de los acontecimientos políticos en Catalunya influirá en la evolución del mercado. Ello ha obligado a moderar las previsiones del crecimiento del sector en el conjunto del 2017 y ha condicionado las del 2018. Aunque todavía no se conocen muchos datos del último trimestre, algunos ponen de manifiesto una cierta desaceleración, como la registrada en la venta de viviendas, que en octubre creció algo menos de lo esperado.

Entre los meses de junio y septiembre la venta de viviendas en España se ha mantenido en cotas relativamente elevadas. Se aprecia cómo la venta de viviendas se mantuvo en niveles próximos a las 45.000 transacciones por mes, según los datos del Centro de Información Estadística del Notariado (CIEN). Por su parte, en el mes de octubre se aprecia una corrección de las ventas del 9,3%, un descenso mayor que los observados en los últimos meses que podría estar relacionado con el incremento de la incertidumbre. 

Compradores residentes
Alicante, Málaga, Valencia, Madrid y Tarragona son las cinco provincias que atrajeron a más compradores residentes en otras provincias entre enero y septiembre. Sin embargo, cuando se relativiza por el número total de viviendas vendidas en cada provincia se obtiene que aquellas donde la segunda residencia cuenta con una mayor cuota de mercado son las más próximas a las grandes ciudades. Es el caso de Ávila, Segovia y Toledo, provincias próximas a Madrid donde alrededor del 35% de las viviendas vendidas en cada una de ellas son adquiridas por residentes en otras provincias. Sucede igual con Cantabria, próxima a Bilbao y su entorno, y Tarragona próxima a Barcelona