+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

combustibles

Teresa Ribera dice que el diésel "tiene los días contados"

La ministra sitúa el transporte público y el vehículo electrico como "claves" del cambio

 

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica - DAVID CASTRO

Redacción
11/07/2018

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho este miércoles que "el diésel tiene los días contados, durará más, durará menos, pero sabemos que su impacto en partículas y el aire que respiramos es suficientemente importante para ir pensando en un proceso de salida", dentro de la descarbonización de la economía fijada por el Acuerdo de París para el año 2050. 

Aunque no ha dado muestras del cuándo se producirá este adiós al diésel, Ribera ha respondido en estos términos a los medios de comunicación, antes de comparecer en la Comisión para la Transición Ecológica del Congreso de los Diputados, en la que ha anunciado la puesta en marcha de la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, cuyo texto prevé  remitir al Congreso de los Diputados antes de que termine el año. 

La nueva ministra ha explicado que el proceso de descarbonización de los vehículos se tiene que acompañar "con facilidades que permitan ir cambiando el patrón", al considerar que no se puede culpabilizar al ciudadano de la compra de un coche diesel si no que forma parte de la labor del Gobierno darle al consumidor una opción de compra "intuitiva", a través de medidas fiscales  y de mercado. 

Transporte público y vehículos eléctricos
Sobre los cambios en la fiscalidad, Ribera sostuvo que es una materia que corresponde al Ministerio de Hacienda, pero sí incluyó en su discurso en la Comisión de Transición Ecológica la necesidad de implantar medidas inmediatas para incentivar los cambios a favor de la movilidad sostenible y mejorar la calidad del aire, así como reducir las emisiones a través de la apuesta por el transporte público y el vehículo eléctrico en detrimento de los combustibles fósiles. Una medida enclavada dentro de su visión del bonomio "ciudad energía" en la que también incluyó la transformación de los edificios en "viviendas eficientes". 

También citó Ribera como objetivo "irrenunciable", revisar la normativa que se oponga al crecimiento de las energías limpias o a la cogeneración como herramienta clave para la competitividad de la industria española, y la reforma de la regulación del autoconsumo. 

Reducción de emisiónes en un 30 % en 2030
Ribera anunció su intención de ratificar una Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica antes de que termine la legislatura para facilitar la descarbonización de la economía antes del año 2050. "Cuando los países del mundo se fijan un compromiso lo habitual es que se doten marcos legales que lo garanticen, y España no puede ser una excepción. España no puede terminar esta legislatura sin una Ley de Cambio Climático y Transición Energética (LCCTE)", sostuvo 

El esquema de la nueva norma deberá incluir, según la ministra, una reducción de emisiones en el año 2030 un 30 % respecto a 1990 y reducir la emisión de gases de efecto invernadero un 90 % en 2050. "Si no lo logramos será muy difícil lograr la descarbonización en 2050 que es lo que nos hemos comprometido al ratificar el Acuerdo de París", sostuvo Ribera.

Impulsar reforma fiscal
"Quizás la medida más relevantes es la adecuación del sistema fiscal a la realidad climática, para que España deje de estar en el furgón de cola de la fiscalidad ambiental", precisó Ribera que prevé una ley que además incluya sendas de descarbonización a largo plazo (2050) revisables cada cinco años e impulse la elaboración y publicación de informes periódicos del Banco de España sobre el estado de la economía española, sus vulnerabilidades, riesgos y fortalezas frente al cambio climático.

También quiere la ministra un reporte anual de las empresas con una evaluación sobre su exposición al carbono así como el riesgo climático, algo que según ella ministra se incluye en la Ley francesa del 2015 y le ha permitido al sector "situarse de avanzadilla".

Por su parte, también se prevé una comisión independiente con informes periódicos en materia  de clima que ayudará "a mejorar nuestro aprendizaje y coherencia en la acción colectiva" o iniciativas como trabajar en presupuestos nacionales de carbono que vean cómo ha ido el consumo cada año y la inclusión de "criterios verdes" en la contratación pública. 

Estas han sido las principales medidas citadas por Ribera para una ley que deberá ir acompañada, dijo, con un Plan Nacional Intergrado de Energía y Clima 2021-2030 para sentar las bases de la transformación económica en las próximas décadas y cuyo borrador será enviado a Bruselas a finales de año.

Empleo verde
"Hay empleo y economía inevitablemente asociados al proceso de transición ecológica, analicemos e impulsemos y hagamos visibles esa adecuación sin traumas a la nueva realidad. Pero al mismo tiempo no podemos dejar nadie atrás", decía la ministra, antes de centrar su atención en los impactos negativos del cambio climático sobre el empleo y especialmente en sectores como la agricultura, pesca, sector forestal y el turismo.

Ribera anunció que la LCCTYE recogerá un plan para la transición justa que incluya a trabajadores de sectores particularmente afectados por la transición baja en carbono o que sufran de manera especial los impactos sobre el cambio climático.