+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MOTOR

PSA prescinde de 1.300 empleados en Francia con un plan de bajas incentivadas

 

PSA prescinde de 1.300 empleados en Francia con un plan de bajas incentivadas - SALVADOR SAS

EFE
09/01/2018

El grupo automovilístico PSA anunció hoy que este año prescindirá de 1.300 trabajadores de su plantilla en Francia mediante un plan de bajas incentivadas creado por la nueva reforma laboral, aunque al mismo tiempo va a contratar a otras 1.300 personas.

PSA explicó, en un comunicado, su Dispositivo de Adecuación de Empleos y de Competencias (DAEC) para 2018 que presentó a las organizaciones sindicales, e insistió en que se enmarca en la continuidad del acuerdo que había firmado en julio de 2016 con cinco centrales que representan el 80 % de su plantilla, que en Francia es de 62.000 empleados.

El plan implica únicamente a los trabajadores de la estructura del grupo (que a sus marcas Peugeot, Citroen y DS añadió el pasado año Opel y Vauxhall), cuyas funciones están concentradas esencialmente en Francia y comprenden 27.000 asalariados.

No obstante, la novedad de este año es que con la reforma laboral del presidente francés, Emmanuel Macron, que flexibilizó el mercado de trabajo, el plan de bajas incentivadas no necesita tramitarse ante la Inspección de Trabajo (que únicamente lo convalida), sino con los sindicatos, que deben dar su aprobación por un 50 %.

Además, a diferencia de los planes sociales tradicionales (los expedientes de regulación de empleo, ERE) no es necesario que la empresa lo justifique por dificultades económicas, pero siempre a condición de que los trabajadores se integren voluntariamente.

Un portavoz explicó a Efe que el objetivo para la empresa de estas bajas voluntarias es "adaptarse y anticiparse a las evoluciones del sector" para así "evitar" los despidos.

Para el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT, segundo sindicato del país), Philippe Martínez, este nuevo mecanismo legal posibilitado por la reforma de Macron "refuerza la precariedad" y "la voluntad de PSA es transformar a los indefinidos en precarios".

Martínez hizo notar que el fabricante automovilístico no tiene dificultades ni en su actividad ni a nivel financiero que justifiquen un mecanismo en el que, en la práctica, se dan casos de "voluntarios forzados".

La marca de prêt-a-porter femenino Pimkie fue ayer la primera gran empresa en Francia que formalizó su voluntad de recurrir a este nuevo tipo de plan de bajas voluntarias incentivadas, con el que pretende suprimir 208 empleos sobre un total de 1.900.