+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AUTOMOCIÓN

España se estanca en la cola europea en movilidad eléctrica

España mantiene el último puesto europeo con 17,1 puntos sobre 100, muy alejado de países como Italia, con 27,2 puntos o Noruega, lider con 260,8. Anfac destaca la escasa infraestructura de carga pública del país y lamenta que apenas seis comunidades hayan puesto en marcha el segundo plan Moves

 

Un coche eléctrico enchufado. - AGENCIAS

ÀLEX SOLER
16/09/2020

Por tercera vez seguida, España se coloca en el último puesto europeo en electromovilidad según el último Barómetro trimestral de la Electromovilidad de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, con datos del segundo trimestre del año. Este estudio valora el cumplimiento de varios objetivos dedicados a la penetración del vehículo eléctrico y la movilidad cero emisiones en el país, como la cuota de mercado de este tipo de vehículos o el desarrollo de la infraestructura de carga, para otorgar un valor sobre 100 a las regiones españolas y los países europeos.

Según el indicador global de electromovilidad del estudio de Anfac, la tendencia europea es positiva, con prácticamente todos los estados mejorando la nota obtenida el primer trimestre de 2020. España, sin embargo, crece apenas 0,9 puntos hasta situarse, con 17,1, en la cola de Europa, por debajo de la media de la Unión Europea, de 17,7. Por encima de España, Italia mejora hasta los 27,2 puntos, Francia hace lo propio hasta los 32,3 puntos y Hungría alcanza los 37,9 puntos. En cabeza, muy por encima de los países mencionados, Noruega y los Países Bajos son el ejemplo con puntuaciones de 260,8 y 124,8 puntos, respectivamente. Ambos países crecen alrededor de los 20 puntos el trimestre. La República Checa es el único país que cae, aunque se mantiene tercero pasando desde los 54,9 puntos hasta los 42,7 puntos.

La infraestructura de carga, la asignatura pendiente

España se sitúa entre los últimos países de Europa en casi todos los apartados, aunque en penetración del vehículo electrificado, en cuota del vehículo electrificado sobre el mercado, en los indicadores de vehículos electrificados y eléctricos sobre la población motorizable siempre tiene países como Hungría, Italia o incluso la República Checa por detrás. No obstante, en el indicador de la infraestructura de carga España es el último país europeo y con diferencia. Con 15,7 puntos, hay que escalar hasta los 23,4 puntos para encontrar otro país, Francia. De nuevo, Noruega (173,5) y los Países Bajos (121,3) lideran el ranking.

Pese a que España cuenta con una red de carga rápida con mejor nota a la de países como Francia o los Países Bajos, Anfac detecta unas "debilidades preocupantes" en la infraestructura de carga pública en los principales corredores y y carreteras del país, con hasta siete zonas donde hay más de 100 kilómetros sin ningún cargador interurbano, cinco de las cuales se ubican en el sur, en Andalucía y Extremadura. En total, el segundo trimestre se cerró con 7.879 puntos de carga pública en España en funcionamiento. "Los puntos existentes distan mucho del objetivo de 110.000 puntos para 2025 y 340.000 para 2030 que Anfac recomienda para conseguir las cuotas de mercado necesarias para la descarbonización del transporte", apunta la asociación.

Valoración por comunidades y plan Moves

En España hay siete comunidades por encima de la media estatal de 17,1 puntos. Cataluña lidera con 24,2 puntos por encima de Madrid (21,1), el País Vasco (18,1), Aragón (17,9), Cantabria (17,8), las Islas Baleares (17,6) y las Islas Canarias (15,8). En la cola española figuran Ceuta Melilla, que empeoran desde los 4,8 puntos hasta los 4,3, Galicia con 9,4 puntos y Murcia con 10,9 puntos. En general, excepto las ciudades autónomas y Asturias, que baja de los 20,6 puntos hasta los 16,1, todas las comunidades mejoran.

En ese sentido, a nivel autonómico, Anfac lamenta el poco éxito del nuevo plan Moves, presentado de la mano del nuevo plan Renove, que debe ser puesto en marcha por cada autonomía concretamente. De todas, solo Galicia, Asturias, Valencia, el País Vasco, Cantabria y Madrid lo han puesto en funcionamiento. La asociación admite que no aprovecharlo "dificulta el impulso del mercado de empresa", al que califican como "fundamental para la electrificación".

España cerró con este panorama la primera mitad del año del coronavirus, que sin duda ha dificultado los planes de impulso de la electromovilidad del sector y de las administraciones. A la espera de ver los resultados de la segunda mitad del año, el país se enfrenta a la transformación de la movilidad en un estado muy alejado de lo recomendado para cumplir con los objetivos europeos.