+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONSECUENCIAS DE LA ALARMA SANITARIA

La crisis causada por el virus impacta también en el euríbor

Las hipotecas se estima que volverán a abaratarse entre abril del 2021 y el 2022. El índice sube en marzo por el BCE y las tensiones de liquidez entre bancos

 

Pablo Allendesalazar
02/04/2020

El abaratamiento de las cuotas de las hipotecas que comenzó el pasado julio se prolongará hasta mayo. Así se desprende de la previsión de evolución de los tipos de interés que el mercado maneja estos días. La crisis provocada por el coronavirus, sin embargo, ha trastocado las perspectivas sobre el euríbor, el índice al que están vinculados la mayoría de los créditos para la compra de vivienda en España. A principios de febrero, se esperaba que los préstamos comenzaran en junio un leve pero sostenido encarecimiento. Ahora, en cambio, se estima que se volverán a abaratar entre abril del 2021 y mayo del 2022.

Se trata de un cálculo sujeto a variaciones constantes, ya que depende de que la situación económica, y en consecuencia la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), evolucionen como se espera. La incertidumbre que pesa sobre el mismo, de hecho, es aún mayor de la habitual debido a la absoluta falta de claridad sobre la profundidad y duración de la pandemia. Pero lo que resulta evidente es que la enfermedad ya ha dejado sentir sus efectos también en este campo.

El euríbor medio mensual retomó en marzo la tendencia alcista que comenzó el pasado septiembre y se interrumpió en febrero, al subir del -0,288% al -0,266%, según confirmó ayer el Banco de España. Además, a lo largo del mes ha tenido una evolución muy poco habitual, pasando del -0,327% del día uno al -0,171% del día 31.

José Ramón Díez Guijarro, director del servicio de estudios de Bankia, lo achaca principalmente a la «reducción de la liquidez en el mercado» de préstamos entre bancos. «El diferencial entre el euribor y el Call Money Swap al mismo plazo -una forma de medir la prima de riesgo- se sitúa actualmente en 35 puntos básicos, cuando a mediados de febrero se encontraba en 20 puntos básicos.

Incertidumbre / En cambio, las perspectivas sobre la política monetaria, otro factor que normalmente explica los movimientos del euríbor, apenas han afectado a su evolución, pues se sigue cotizando la posibilidad de otra bajada de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) de 10 puntos básicos a lo largo del año (desde el -0,5%)», expone.

En cambio, Rafael Alonso, del departamento de análisis y mercados de Bankinter, estima que la actuación de la autoridad monetaria sí que es la responsable. «Antes del consejo de gobierno del día 12, el mercado esperaba que el BCE bajase los tipos con contundencia, hasta el -0,6% o incluso más, lo que provocó que el euribor cayese. Pero ahí se produjo un antes y un después y empezó a subir, porque el banco central no tocó los tipos sino que lanzó una batería de medidas de otra naturaleza ese día y unos días después, con lo que ha quedado la idea de que la respuesta de política monetaria a esta crisis no será reducir el precio del dinero», argumenta.

La previsión del mercado, en cualquier caso, sigue siendo que las cuotas hipotecarias se abaraten hasta mayo de este año. Los créditos se actualizan en función de cómo está el euribor en el mes determinado en que toca revisar el préstamo respecto a su nivel de doce meses antes. El pasado verano se produjo una aguda caída ante la expectativa de que el BCE bajase tipos en septiembre, lo que provocó que el índice marcase un mínimo histórico del -0,356% en agosto. Posteriormente comenzó a subir, ya que el recorte del banco central fue menos agresivo de lo esperado, pero la comparación interanual seguirá beneficiando a los hipotecados.

Para una hipoteca de 150.000 euros a 30 años con un diferencial del 0,99%, la rebaja de la cuota mensual que se revise con el índice de marzo será de 10,62 euros, hasta los 463,68 euros, lo que implica un ahorro anual de 127,44 euros. En cambio, el encarecimiento que comenzará en junio, de confirmarse las previsiones actuales, hará que los préstamos que toque revisar con el euríbor de agosto suban en 15,08 euros al mes, hasta los 472,74 euros, con un mayor gasto anual de 180,96 euros.

Díez estima que la prima de riesgo del euríbor debería corregirse «parcialmente», suponiendo que «el shock por la alarma sanitaria es temporal y que los problemas de liquidez en el mercado tenderán a moderarse, aunque, de momento, es difícil que desaparezcan». A su juicio, ello debería llevarle en los próximos meses a caer a niveles cercanos al -0,25%. Alonso cree que es casi imposible de predecir su comportamiento, pero aventura que se moverá en torno al -0,15% en los próximos doce meses. El mercado no prevé que el índice abandone el terreno negativo hasta febrero del 2024.