+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CON ALBA DE TITULAR

España pierde a la desesperada

Dos goles de Jedvaj sentencian a España, que depende de un empate entre ingleses y croatas para pasar de ronda

 

España pierde a la desesperada -

Alejandro García
15/11/2018

Después de una primera parte lamentable, España terminó perdiendo en una segunda parte loca, que parecía destinada al empate, después de que España hubiera podido ganar, pero terminó con derrota. España, que empezó la competición deslumbrando, se pendiente de un empate en la última jornada entre los croatas e Inglaterra para ganar su grupo de la Liga de Naciones.

El equipo de Luis Enrique empezó intentando tener el balón y presionar lejos de su portería, pero nada funcionó hasta que llegaron los goles. Ceballos e Isco fueron los únicos titulares capacitados para dominar el juego, con el apoyo de Sergi Roberto desde el lateral derecho, pero ninguno tuvo protagonismo en el juego pesado, lento y cansino de España.

Croacia encontró salida con balones largos a la espalda de la defensa española y el interista Perisic encontró una vía de agua a la espalda de Sergi Roberto. A la segunda que tuvo disparó al palo, previo meritorio palmeo de De Gea.

El partido que Croacia quería
Croacia estaba obligada a dar un paso adelante, después de dos derrotas en sus dos primeros partidos del torneo, y lo dio en la vehemencia y vigor, también en dureza en el juego. España perdió la batalla de la intensidad y se impuso el partido que quería Croacia.

El frente de ataque de España fue como un fenómeno paranormal, de la que se habla pero nadie ha visto en realidad. Un tiro de Isco casi al descanso, tras un robo, no tras una jugada elaborada; fue el bagaje español de la primera parte.El cabreo de los jugadores españoles con la permisividad del árbitro fue lo más destacado al descanso, con una Croacia de más a menos, pero aún mejor en un partido tedioso.

No cambió la tendencia negativa de Croacia en el partido tras el descanso, pero cuando España empezaba a encontrar más situaciones en área rival, un fallo garrafal de Sergi Roberto en campo propio propició el 1-0. Con De Gea vendido, Kramaric definió con tranquilidad.

Reacción inmediata
La reacción de España fue inmediata, como un gigante dormido al que le despierta un ruido estridente. La anticipación de Íñigo Martínez en medio campo inició una jugada demasiado buena para el partido que Ceballos aclaró con un taconazo profundo y llegó al área pequeña a rematar, mientras Isco le había cuidado la creación.

Los goles espolearon el partido y los jugadores se quitaron la camisa de fuerza con la estaban jugando. Croacia llegaba con peligro, pero en España empezaron a aparecer Isco, Ceballos y Busquets.

Luis Enrique introdujo en el campo a Morata y Asensio y, conforme bajaba la intensidad de Croacia, crecía la presencia de España en el partido. Los centrocampistas españoles empezaron a disfrutar de espacios y la presencia española en el área se multiplicó.

Croacia es un equipo de raza, cuando peor estaba, de nuevo, encontró el gol. En un segundo centro tras un saque de esquina, entre la defensa y De Gea, de nuevo enclaustrado debajo de los palos, dejaron a Jedvaj rematar solo en el segundo palo, en área pequeña, con los pies en el suelo, en un centro sin tensión.

Jedvaj creyó hasta el final
La reacción de España no llegó de forma tan inmediata y, entre tanto, Rebic tuvo un mano a mano para sentenciar. Con el equipo tambaleándose, Luis Enrique quitó a Saúl, al que el partido le sobrepasó, y apostó por Suso.

Unas manos del atlético Vrsaljko devolvieron al partido a España, que empató con otro gol de penalti de Ramos, preámbulo de una carga final española decepcionante. El árbitro anuló un gol de Morata por un fuera de juego inexistente, pero las ocasiones de los de Luis Enrique cayeron, por un momento, como una cascada sobre el área croata.

El final, con un empate insatisfactorio para ambos, salió peor de lo que prometía. El impulso de España se ahogó entre los primeros tramos de posesión de una Croacia cada vez más nublada por el cansancio.

Ya en el descuento, el corazón le dio la victoria a Croacia. Mientras su seleccionador llamaba la atención sobre Morata, solo en el centro del campo, el lateral Jedvaj consiguió su segundo gol de la noche. Aprovechó su soledad, de nuevo en ese palo, y el rechace ladeado de De Gea hacia donde no había ningún defensa.
 

Temas relacionados
 
FÚTBOL SALA

Clasificación de Primera División

REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde.

Servicios