+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SEGUNDO AMISTOSO

El Córdoba CF logra por la mínima su primera victoria de la pretemporada

El equipo de Juan Sabas se impone por 0-1 al Juventud Torremolinos gracias a un gol de penalti provocado por Luismi y transformado por Samu

 

Carlos Valverde presiona a un defensor del Juventud Torremolinos, este domingo, en el segundo amistoso del Córdoba CF. - CÓRDOBA

Más fotos

Las imágenes del partido Torremolinos-Córdoba CF.

Ver galería completa

Las imágenes del partido Torremolinos-Córdoba CF.

Ver galería completa

Las imágenes del partido Torremolinos-Córdoba CF.

Ver galería completa

El Córdoba CF logró este domingo en Torremolinos su primera victoria de la pretemporada al batir por la mínima (0-1) al Juventud Torremolinos en el Municipal El Pozuelo. El partido, con menos intensidad de lo esperado y al que asistieron más de 100 aficionados blanquiverdes, lo decidió un penalti cometido sobre el mejor de los visitantes, Luismi Redondo, y transformado por Samu Delgado.

Ambos equipos adolecieron de falta de ritmo, sobre todo en una primera parte en la que las defensas se impusieron a unas vanguardias muy desasistidas. Sin embargo, se pueden extraer algunas conclusiones positivas en el equipo de Juan Sabas.

Así lo hemos vivido en directo

La primera, que sus pupilos son capaces de acogotar al rival, de lograr el dominio del balón y de evitar, cuando los delanteros contrincantes aprietan, que el peligro llegue cerca de la meta defendida, en la primera mitad, por Isaac Becerra. El equipo, tanto este domingo en Torremolinos como el pasado miércoles en San Fernando, se ha mostrado contundente atrás. Bernardo Cruz no solo es una garantía en el juego aéreo y en el balón parado. Su experiencia sirve para que ejerza de líder de la defensa. Coloca a sus compañeros y tapa algunas carencias, por otro lado, no explotadas por el Juventud Torremolinos.

En el centro del campo comienzan a atisbarse algunas noticias positivas. Javi Flores y De las Cuevas, que actuaron por delante de un Alberto del Moral que volvió a cumplir sin sobresaltos en el pivote, combinaron con acierto y generaron mucho juego por dentro. Su aportación durante la temporada debe ser capital y en Torremolinos ambos demostraron que se entienden a la perfección.

No puede decirse lo mismo de los extremos. Ni Iván Navarro en la izquierda ni Carlos Valverde en la banda diestra lograron encontrar huecos en la zaga malagueña. Piovaccari, completamente desasistido, tampoco contribuyó en demasía a una presión adelantada, clave del esquema y de la idea de fútbol de Sabas, que solo funcionó en los 20 primeros minutos.

Es cierto que Navarro lo intentó, que encaró y que en ocasiones se marchó de su par, pero nunca encontró en el pase final al ariete italiano, aún a un nivel de forma menor del necesario dentro de un mes, en el inicio de la liga en Segunda B.

Tras el descanso Sabas cambió prácticamente a todo el equipo. En especial, en la medular y en el ataque. Samu Delgado se situó en la derecha, Moutinho en la izquierda y Willy como referencia ofensiva. Entre líneas, a veces entrando por detrás del punta y en otras ocasiones cayendo a la izquierda, un Luismi Redondo que se convirtió en el hombre del partido.

Y es que el joven atacante recién fichado, procedente del Ciudad de Lucena, mostró lo que ya atisbó en San Fernando, una electricidad, un descaro y una calidad con el balón que desquician a los defensas rivales. No fueron pocas las patadas, algunas censuradas con falta y otras que no vio el árbitro, las que sufrió Luismi.

Pero no se arrugó. Menos de diez minutos después de haber salido al campo ya había provocado el penalti a la postre decisivo, convertido por Samu, primer goleador de la pretemporada cordobesista. Y unos instantes después, tras recibir en la frontal y orientarse a su pierna derecha, lanzó un zapatazo que se estrelló en el palo de la meta de César, que solo había podido seguir la trayectoria del balón con la mirada.

El Córdoba CF sale de Torremolinos, donde recibió el cariño y el aliento de más de 100 aficionados blanquiverdes, con más de un motivo para sentirse optimista. No solo por haber vuelto a disputar un partido con el apoyo de su sufrida hinchada. Que siempre es un motivo de alegría en estos tenebrosos tiempos del coronavirus.

Especialmente puede extraer conclusiones positivas de su solidez defensiva, el buen hacer de sus mediocentros -Mario Ortiz, que dio un buen nivel en San Fernando, no estuvo por motivos técnicos en Torremolinos, pero no se le echó de menos-, la creatividad y peligro de jugadores como Luismi y la capacidad de sacrificio.

En las pocas ocasiones en las que el Juventud Torremolinos encerró en su área al Córdoba CF todos los jugadores fueron solidarios. El compañerismo ayudó a que por segunda vez consecutiva la portería quedara a cero. Y, como se demostró en Torremolinos, sin encajar gol es mucho más sencillo llevarse la victoria.

- Ficha técnica:

0 - Juventud Torremolinos: Ávila, Kiki, Javi Mérida, Lapeira, Heredia, Manu, Caturla, Eloy, Ballesteros, Yousef y Sissoko. También jugaron: Lasly, Henares, Amaya, Javi López, Antoñito, César, Iván Aguilar, Ezequiel, Juancar y Akram.

1 - Córdoba CF: Becerra, Álex Robles, Bernardo Cruz, Farrando, Berto Espeso, Del Moral, Javi Flores, De las Cuevas, Valverde, Iván Navarro y Piovaccari. También jugaron: Edu Frías, Djetei, Jesús Álvaro, Xavi Molina, Willy, Moutinho, Samu Delgado, Antonio Moyano, Luismi y Núñez.

Gol: 0-1 (52') Samu Delgado, de penalti provocado por Luismi Redondo.

Árbitro: José Daniel Durán García. Amonestó a Willy.

Estadio: Municipal El Pozuelo de Torremolinos ante unas 800 personas, 100 de ellos aficionados cordobesistas.

Temas relacionados
 
REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde.

Servicios