+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COPA DEL REY

Celta y Barcelona dejan abierta la eliminatoria para la vuelta

El conjunto culé no aprovecha su dominio de la segunda parte para sentenciar

 

Arnáiz (Barcelona) controla el balón en el partido ante el Celta. - EFE

EFE
05/01/2018

Celta y Barcelona aplazaron hasta la próxima semana en el Camp Nou el desenlace de la eliminatoria de los octavos de final de la Copa del Rey después de empatar (1-1) en Balaídos, en un encuentro en el que el conjunto catalán, con muchas novedades en su equipo titular, solo fue superior en la segunda mitad.

Juan Carlos Unzué, entrenador céltico, trazó el partido con toda su artillería; el único no habitual fue el portero Sergio. Más revolucionario fue Ernesto Valverde: colocó al joven Arnáiz como delantero centro, rodeado por Aleix Vidal, Denis Suárez y André Gomes. Sin Messi, Luis Suárez e Iniesta, y alertado de la idea del Celta de buscar la posesión de la pelota, metió músculo para afrontar el encuentro.

Salió el Celta sin complejos, con Lobotka como brújula, presto para robarle el balón al Barcelona y marcar el ritmo de partido. E intuyó que solo con velocidad podría cuartear la defensa del equipo menos goleado de la Liga.

Tiró el Barcelona de paciencia. No se alteró ante el empuje gallego. Sin sus clásicas combinaciones electrizantes.

Una buena contra del Barça, un mal repliegue celeste y un gol con quince minutos de juego. Ese gol desajustó el ritmo del Celta, que perdió el control de la pelota y una marcha de su ritmo inicial. Pero se recompuso. Y volvió a asomar sobre la portería de Cillessen.

No hubo muchas ocasiones en la recta final de la primera parte, salvo un tiro lejano de Wass para el Celta, otro más peligroso de Paulinho para el Barcelona.

El tiempo de descanso activó definitivamente al equipo de Valverde. Se apoderó del partido, imprimió un ritmo alto, y con su presión y empuje aprisionó al Celta.

El Celta acusó el cansancio, desbordado, además, por los movimientos de los jugadores de ataque del Barcelona.

Se acaloró bajo la lluvia el tramo final, con disparos de Dembéle -volvió a jugar después de su lesión en septiembre- o Rakitic para plasmar el dominio del conjunto de Valverde. El choque acabó con un intento final de Sergi Roberto de romper el empate con el que concluyó el primer acto de la eliminatoria.

REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde.

Servicios