+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CRÍTICA / ROSALÍA

Tronío del siglo XXI

 

Eduardo Viñolo
16/06/2019

Más fotos

Rosalía la deseada.

Ver galería completa

Rosalía la deseada.

Ver galería completa

Rosalía la deseada.

Ver galería completa

Artista: Rosalía / Lugar: plaza de toros de Córdoba / Evento: Noche Blanca del Flamenco / Día: sábado 15 de junio         

--------------------------------------------------                                       

En tiempos en los que el gen flamenco persiste, se extiende y coexiste, inmortal, con todo tipo de estilos musicales, doblegando incluso a generaciones que llegaron a abominar de él y ahora son fagocitados con fulgor dental por una milenaria seña de identidad musical, aparece una joven catalana criada entre hijos de inmigrantes andaluces que inventa otra puerta por la que asomarse a una conciliación nueva que une tradición con vanguardia, a Juanito Valderrama con Instagram.

Por sinuosos vericuetos extra-musicales, la actuación de Rosalía en La Noche Blanca del Flamenco de Córdoba había trascendido a niveles chirriantes en un efecto espiral que, quizás como fin último, habrá satisfecho las mejores expectativas de marketing y publicidad para los intereses empresariales de la artista, y quizás, de todas las partes implicadas, según desde qué orilla se mire. Superado este punto, lo convertido poco menos que en una mesiánica presencia, la de la veinteañera en el coso de Los Califas por fin tuvo lugar.

Todo estaba organizado y listo para el show después de las colas y las horas de espera fuera y dentro de la plaza. Bien llevado, los diez mil invitados hacían la ola y coreaban los himnos chonis que, para abrir boca, sonaban mientras se acercaba la hora de la cenicienta de Sant Esteve de Sesrovires. El escenario, austero como pocos esperaban, no contenía nada, salvo las plataformas que más tarde ocuparían Rosalía, su cuerpo de baile, dos magníficas coristas, dos palmeros y donde el canario inseparable, Pablo Díaz-Reixa, más conocido como Guincho, tocaría el teclado disparador y la percusión electrónica. Eso, más cientos de efectos pregrabados para lograr emular el sonido original, era con lo que contaba la flamante y espectacular sensación del nuevo flamenco pop. Así es la nueva dimensión de una producción para el siglo XXI, la inmediatez donde lo analógico es ya casi motivo de risa. Es el presente.

Según lo programado, a las 12 en punto salió la estrella para delirio de un público de todas las edades y quizás más femenino.

Rosalía es un animal escénico, tiene una esplendorosa y versátil voz para abordar lo que quiera y se mueve con un arte coreográfico que quita el sueño. Sin olvidar un original vestuario, en gran parte firmado por el maleno Palomo, insigne diseñador cordobés.

Como era de esperar, Rosalía repitió el orden de canciones de sus anteriores recientes conciertos, con 17 temas de una radiante personalidad que está traspasando fronteras, entre las que estaban Pienso en tu mirá, con la que abrió, Catalina, Brillo, o Con altura y Aute Couture, justo antes de terminar con su bolazo Malamente al cumplirse una hora justa de concierto, y acto seguido regalar como bis una original y emocionante versión sin instrumentación alguna de Volver, en órbita Almodovariana.

Asistimos a un show más bien espartano, de carga grave en sonido y de sugestivos efectos y refuerzos de voz, ésta como único instrumento natural de un espectáculo en el que se deja notar una de las más atractivas características de esta artista, cuyas variadas composiciones pasan de la emotividad más profunda de taberna del Sacromonte al ritmo callejero que afloja tornillos de Seat León negro en Parla.

Quizás alguien que no es andaluza pueda, por ello mismo, hacerlo, por tener un gran angular mucho más amplio, un dron cenital para abrir la cabeza a los nuevos tiempos en los que, analizando sin dar excesivas vueltas, se mezcla todo, en su caso, con lindes de una elasticidad efectiva, inteligente y muy práctica. Sin olvidar, no obstante, que en su voz hay ancestros flamencos pululando que la conjuran y la llevan en volandas, eso sí, con una estudiada y cuidada estética visual producida al milímetro y que cruza el charco.

Definitivamente, el flamenco se ha instalado en la modernidad con Rosalía y su equipo. Sus canciones son coreadas y su autocar asediado por las y los fans. Aun parece mostrar que le quedan destellos de candidez mezclados con una inofensiva y atractiva chulería que podrían encumbrarle al podio de diosa, que algún deslumbrado (y exagerado) se atrevió a gritarle.

 

Temas relacionados
 
   
1 Comentario
01

Por A. Raya 13:05 - 16.06.2019

Me gustaría saber el grado de conocimiento y de afición que tenga el plumilla de turno, señor Eduardo Viñolo, respecto del Cante Flamenco. No creo que un aficionado de verdad escribiera lo que este hombre ha escrito.