+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FESTIVAL DE LA GUITARRA / CRÍTICA

'Tauromagia' cobra vida con Mercedes Ruiz

 

Mercedes Ruiz. - SÁNCHEZ MORENO

Francisco del Cid
11/07/2019

'TAUROMAGIA', DE MERCEDES RUIZ

LUGAR: GRAN TEATRO

Gran espectáculo flamenco el que tuvimos ocasión de ver en el Gran Teatro de Córdoba, dentro de la programación del 39 Festival de la Guitarra de Córdoba, en el que legendario disco Tauromagia, que grabara Manolo Sanlúcar hace tres décadas y considerado como uno de los más importantes de la historia de la guitarra flamenca, cobró vida nuevamente por ese formidable trabajo de la extraordinaria bailaora jerezana, que, junto a un elenco de verdadero lujo llevó a las tablas todo el proceso evolutivo del nacimiento del toro hasta su muerte en la plaza.

«Como el toro he nacido para el luto, y al dolor como el toro estoy marcado». Es el escalofriante soneto de Miguel Hernández, que el mismo Manolo Sanlúcar recitó en off, un aditamento más en la puesta escénica y la dramaturgia de nuestro paisano Francisco López, autor también del libreto y que incrementa de forma notable su ya acreditada profesionalidad en su amplio recorrido escénico. Desde Nacencia hasta el Adiós que cerró el espectáculo, pasando por el resto de bailes, culminados por las alegrías de la Puerta del Príncipe, Mercedes Ruiz, acompañada de su gente, dio toda una lección de maestría que la acredita como una de las más importantes del baile flamenco actual.

En este montaje es fundamental el inmenso trabajo de Santiago Lara, que lleva con pulcritud y talento el desarrollo musical de obra de Sanlúcar, y junto con ese cantaor de raza que es David Lagos, supieron en todo momento colaborar en el insuperable baile de Mercedes, así como del resto del grupo, formado exclusivamente por mujeres en el que sobresale Ana Agraz, que, en esa dualidad toro y torero con la bailaora jerezana dejó claro su calidad danzística.

Otro soneto hernandiano -«Yo sé que ver y oír a un triste, enfada…»- fue recitado también por el autor de este disco para la historia, que debía de ser asignatura obligada para las nuevas generaciones de flamencos. La respuesta generosa de los espectadores rubricó esta recordada actuación con Mercedes Ruiz como la gran protagonista de este excelente trabajo.

Temas relacionados