+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NOCHE BLANCA DEL FLAMENCO / MULTITUDINARIO CONCIERTO

Rosalía la lía

Agradece a un público entregado «el amor recibido» y declara sentirse «muy feliz de estar en Córdoba». La artista monta una gran fiesta en Los Califas con un impactante espectáculo cuidado al detalle

 

Carmen Lozano Carmen Lozano
16/06/2019

Más fotos

Rosalía la deseada.

Ver galería completa

Rosalía la deseada.

Ver galería completa

Rosalía la deseada.

Ver galería completa

Llegó el gran día. Y como era de esperar, Rosalía lio la traca en Córdoba. La cantante catalana se metió al público en el bolsillo desde que saltó al enorme escenario instalado en la plaza de toros de Los Califas, aunque quizá supo a poco su hora y 15 minutos de concierto. La gran protagonista de la 12ª edición de la Noche Blanca del Flamenco desplazó el epicentro del evento cordobés con el arte jondo de su espacio habitual, el caso histórico, debido a la necesidad de ubicar esta actuación en un recinto que ofreciera la suficiente seguridad a una cantante cuyo meteórico ascenso la ha convertido en una artista global, y a la que muy pocos pudieron acercarse. De hecho, un batallón de agentes de seguridad privada se ocupó de ello hasta el más mínimo pormenor.

El público se entregó a la artista cuando su arrebatadora voz entonó los primeros compases de Pienso en tu mirar, el tema escogido para iniciar un impactante espectáculo cuidado al detalle, en el que destacaron las deslumbrantes coreografías que la artista puso en escena junto a su séquito de seis bailarinas, toda una marca de sus actuaciones que hace a la cantante arrolladora sobre el escenario, donde también se pudieron ver innovadores juegos de luces de mil colores y audiovisuales.

Un grupo de palmeros y palmeras coristas acompañaron a Rosalía en el recorrido por los temas de su disco El mal querer (2018), el álbum que ha encumbrado al éxito a la artista y que la ha llevado a convertirse en un icono global. Ataviada con uno de sus originales modelos, en esta ocasión de color blanco, igual que sus bailarinas, la cantante catalana se dirigió al público: «Córdoba, cómo estáis? Yo, muy feliz de estar aquí», para después reconocer haberse quedado «impresionada» al ver las inmensas colas de personas que aguardaban desde primera hora de la tarde su actuación. «Estoy muy afectada por tanto amor recibido», continuó la intérprete ante la aclamación de un público heterogéneo en el que sobresalían los jóvenes, a los que tiene el mérito de haber acercado el flamenco al combinarlo con géneros como el pop y el trap, un sonido que está consiguiendo exportar a todo el planeta.

FOLCLORE Y VANGUARDIA // Tras el comunicativo inicio, durante este macroespectáculo, de los que se han visto pocos en la ciudad, se corearan uno tras otro los temas de su disco estrella, entre ellos, los archiconocidos Con altura, Brillo o Di mi nombre. Y entre el folclore más castizo y los sonidos electrónicos y urbanos de vanguardia, también formaron parte del repertorio canciones como De madrugá, Lo presiento y Aute Cuture, su último lanzamiento, e, incluso, rescató algún tema de su primer disco, como Catalina, sin olvidar su tributo a las Grecas con el clásico Te estoy amando locamante, ofreciendo para el remate final su mayor éxito, Malamante, aunque después regaló Volver.

Entre palmas, gritos de «tra tra» y bailes varios se vivía la fiesta rosaliana paralela en el Teatro de la Axerquía, donde se dieron cita unos 2.000 seguidores de la cantante, que tuvieron que conformarse con asistir al concierto vía streaming, a modo de cine de verano, gracias a una gran pantalla instalada en el escenario.

Desde el mediodía de ayer fueron agrupándose en torno a la plaza de toros numerosos seguidores de la cantante, que, invitación en mano, perseguían entrar los primeros al recinto para ver lo más cerca posible a su reina, y que accedieron con un riguroso orden, aunque lentamente debido a la exigencia de mostrar el DNI. Más de cincuenta personas, entre técnicos y artistas, acompañan en esta gira a la joven artista, que llegó a Córdoba desde Santiago de Compostela, donde actuó el pasado viernes. Rosalía y su séquito se instalaron en un hotel, desde donde se dirigió por la tarde a la plaza de toros a realizar las pruebas de sonido, para después volver a su alojamiento a vestirse para la actuación, un proceso en el que, según cuentan, puede tardar hasta tres horas.

La expectación que causa la ya universal cantante catalana ha atraído a Córdoba a unos cuarenta medios de comunicación nacionales e internacionales -entre los acreditados figuraba la agencia France Press-, entre periódicos, televisiones y revistas especializadas, lo que da una idea de la difusión que puede tener esta actuación y su consiguiente promoción de la ciudad y para la de la Noche Blanca cordobesa, que, como siempre, acabó al amanecer, aunque en esta ocasión la diferencia la marcó que la batuta la han llevado las mujeres. Y con mucho poderío.

Temas relacionados
 
   
5 Comentarios
05

Por MarcoVitruvio 15:23 - 16.06.2019

Pero, ningún crítico musical escucho el concierto Rosalía?. Yo estuve allí. Solo se oían graves con mucha reverberación. Dolía hasta el pecho de los watios de sonido grave. Y la voz muy mal definida. Los músicos excelentes en el escenario, ja ja, no había músicos. Bueno, faltaba la crítica musical.

04

Por vecino 14:12 - 16.06.2019

No nos dejan descansar, ahora toca el Festival de Música Sefardí en el Botánico, también gratis total

03

Por otras posibilidades 10:16 - 16.06.2019

La contradicción de los dirigentes municipales es ningunear un evento planetario desde hace 37 años en el que concepto principal es la GRATUIDAD (los artistas NO cobran y los espectadores NO pagan), e ir de pasotas desde hace 12 años con la intención de poner a Córdoba "por las nubes". Pero que en realidad es presumir de lo que NO se tiene, ser lo que NO se es y cometer una "locura de apariencias" mal hecha, pues plagiaron lo que pudieron, pero de manera PÉSIMA. Es decir, que la ciudadanía global pague tal locura (teniendo los medios económicos que se tiene). También pata satisfacer frente a las presiones de los comerciantes, que se benefician sin poner un euro de inversión, y así quitarse un poco de culpabilidad. Se puede parar tal locura, siempre y cuando se tenga claro la función de una entidad pública con tespecto a la privada, que es lucrarse (lo que es aceptable y necesario). Solamente la gente va donde NO se paga, porque se les ha habituado a eso. A que paguen los otros. Y los dirigentes creen que satisfaciendo tal demanda obtendrán más votos. O sea, que "venden" a su manera algo que debería ser gratis.

02

Por otras posibilidades 10:06 - 16.06.2019

Cada cual puede pensar y afirmar lo que le plazca, sobre este espectáculo u otros. Desde nuestra perspectiva, es indecente que teniendo una deuda municipal de unos 185 millones (más los intereses) se pida un crédito para pagar eventos que deberían ser promocionado por empresas locales (o nacionales). Que sabe a poco que se ofrezca con dinero público (de toda la ciudadanía) un espectáculo de 1 h 15, que tomen notas tales empresarios privados comerciales y que organicen rodos los eventos que puedan. Pero que cada cual pague su entrada. La parte PERVERSA de este evento es dar la idea que todos los espectáculos de la Noche Blanca son GRATIS, pero que en realidad son pagados por toda la ciudadanía. NI es justo NI "saludable" tal método.

01

Por vecino 8:13 - 16.06.2019

No hay milagro del Pan y los Peces en lo de Rosalía, hay eliminación de otras actividades consolidadas. La hora y cuarto escasa de la que se queja la cronista supone que nos quedemos sin Qurtuba Jazz, sin Festival de Circo en la calle y otro montón de cosas.