+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MEDINA AZAHARA

Una pincelada de la Córdoba omeya en la Universidad de Barcelona

El paraninfo de la Universidad alberga una de las obras de arte más emblemáticas sobre el califato de Córdoba

 

Paraninfo de la Universidad de Barcelona, con la obra dedicada al califato de Córdoba, a la derecha. - www.ub.edu

Agencias
18/07/2018

El arte, en concreto, el pictórico, ha unido los 800 kilómetros que distan de Córdoba a Barcelona donde en el paraninfo de su Universidad luce la obra "La civilización del califato en tiempos de Abderramán III", que recrea uno de los salones más emblemáticos de la ciudad omeya de Medina Azahara.

La obra del artista Dionís Baixeras (Barcelona, 1862-1943), refleja arcos de herradura con el uso alternativo de dovelas de dos colores e inscripciones arabescas, tal y como era la recientemente declarada Patrimonio Mundial por la Unesco Medina-Azahara.

En ella el pintor barcelonés se inspiró cuando recibió el encargo de pintar telas para el Paraninfo del edificio de la Universidad de Barcelona, según han informado desde la institución académica.

En la obra de Baixeras se puede captar el interior del palacio de Medina Azahara, ejemplo de la arquitectura propia de los reinados árabes de la península ibérica.

En el centro de la obra se representa al califa Abderramán III, promotor de la construcción del conjunto urbano, con su corte y con los representantes de la embajada que lo visita, proveniente de Bizancio.

En los laterales se encuentran representadas las bellas artes y la ciencia mediante dos grupos de artesanos y científicos, figuras que aluden al rico ambiente cultural del califato.

"La civilización del califato en tiempos de Abderramán III", obra del pintor catalán Dionís Baixeras.

Fue alrededor de 1880 cuando Baixeras recibió el encargo de pintar tres de las telas destinadas al Paraninfo, una de las cuales debía recrear la España árabe, por lo que el pintor quiso representar esa época con la ciudad de máximo esplendor del siglo X.

Se trataba de la civilización del califato de Córdoba en la época de Abderramán III, por lo que ilustró una suntuosa recepción que el califa ofrece a una embajada, rodeado de sus cortesanos, músicos, artistas y servidores.

Temas relacionados