+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ANÁLISIS

El paisaje de Antonio Povedano

El Centro de Arte del Paisaje Español Contemporáneo dedicado al pintor acoge una exposición con motivo del centenario del artista. Se trata del mejor artista cordobés de la segunda mitad del XX

 

Obras de Antonio Povedano expuestas en Priego. - RAFAEL COBO

El centenario del nacimiento del pintor Antonio Povedano tuvo en Córdoba su cumbre en el 2018 con tres exposiciones simultáneas y quedará para la historia gracias a un material didáctico pocas veces visto en Córdoba y a un catálogo de extraordinaria calidad elaborado por Federico Castro Morales y Victoria Díaz Zarco. La celebración se ha trasladado a Priego, donde se muestra hasta julio la exposición El paisaje, una constante en el Centro de Arte del Paisaje Español Contemporáneo Antonio Povedano, lo que da ocasión para reflexionar sobre el legado de este artista y su proyección de futuro.

Hay muchas lecciones en la vida y en la obra del pintor. Situémonos en Madrid en 1949 y repasemos la trayectoria puramente artística del artista criado en la aldea de El Cañuelo desde que acaba su formación. Sin ir tras los pasos de otros, sino en cabeza, evoluciona desde el realismo lógico de sus primeros trabajos a la abstracción geométrica, el expresionismo y la nueva figuración en la que fue considerado pionero. En cada etapa y cada género, Povedano aporta innovación y calidad de forma que si hoy repasamos sus exposiciones individuales en Madrid con obra pintada en Córdoba (ocho en 39 años), el contundente avance es evidente. Pero lo más llamativo de Povedano no es la evolución de su estilo sino su carácter polifacético y su capacidad técnica y creativa. En la primera ocasión que se le ofrece, se convierte en muralista, en creador de mosaicos y de carteles; y después, en maestro consumado de un género artístico tan complejo como la vidriera. ¿Quién ha superado en España a Povedano, en el siglo XX, en cantidad y calidad de vidrieras? Si sus retratos a línea son un prodigio de precisión técnica y sus retratos de personajes de la época sorprendieron en Madrid en 1979, el tratamiento del tema taurino produjo tal impacto que uno de sus picaores fue adquirido por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

El polifacetismo de Povedano se muestra en otras vertientes de su actividad como su labor de gestor cultural, al frente de las salas del Círculo de la Amistad, la Galería Atrium y las salas de la Caja Provincial y Cajasur, labor que realizó con conocimiento de causa, pero sobre todo con valentía, pues mostrar a un público naturalmente conservador en materia de arte, lo que hacían las últimas vanguardias, no debía ser cosa fácil.

Povedano fue además profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba. Allí, todavía se recuerda su aportación metodológica (la transformación del objeto) y su convicción de que sin conocimiento de la técnica no hay arte posible. Pero incluso en su actividad como docente, Povedano supera límites cuando en 1987, recién jubilado y tras los nombramientos de Prieguense del Año e Hijo Adoptivo en Priego, acepta el reto de abrir paso a una segunda vida: una revolución de la enseñanza de la pintura de paisaje, lanzada desde Priego, que siempre fue «su pueblo vital», ya que no fue su pueblo natal.

La iniciativa desembocó en la Escuela Libre de Artes Plásticas que, 30 años después con apoyo de la facultad de Bellas Artes de Sevilla y otras instituciones, sigue muy viva. Como complemento, abre sus puertas en el 2000 el Centro de Arte del Paisaje Español Contemporáneo Antonio Povedano, un museo con obra de los mejores paisajistas españoles de la segunda mitad del siglo XX y la única institución pública que lleva el nombre de Povedano en España.

El catálogo publicado en este centenario demuestra que Povedano es, no solo el mejor artista cordobés de la segunda mitad del siglo XX sino el más trascendente y el más influyente. Y también: que dado que el Museo del Paisaje de Priego es la única institución pública que lleva su nombre, habrá que aguzar la imaginación y aumentar los presupuestos en los próximos años, para que el legado del artista tenga la proyección futura que merece.