+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Mine Kawakami: "Córdoba me dio mucha inspiración y el resultado está saliendo ahora"

PIANISTA

 

En concierto Mine Kawakami actúa hoy en la Mezquita. - Foto:JUAN MANUEL VACAS

CARMEN LOZANO
11/03/2014

LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO NAGOYA (JAPON), 1969

TRAYECTORIA HA TOCADO JUNTO A CHUCHO VALDES O CARLOS NUÑEZ, FUE LA COMPOSITORA OFICIAL DE LA EXPO INTERNACIONAL DE AICHI (2005) Y HA SIDO LA ENCARGADA DE PONER MUSICA A LA PRIMERA EXPEDICION JAPONESA A ESPAÑA

La pianista japonesa Mine Kawakami invita hoy a recordar el viaje con el que hace 400 años se inició la amistad entre España y Japón a través del sonido que sus manos provocan sobre el piano y una composición, Sonata samurái , escrita especialmente para conmemorar este aniversario y que fue estrenada en el Teatro Real de Madrid ante el príncipe heredero Naruhito y los Príncipes de Asturias. En un perfecto español, la pianista, que vivió durante cuatro años en Córdoba, habla de esta actuación, que también servirá para rendir homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 11--M en Madrid y a las del tsunami que sacudió Japón el mismo día hace tres años. Todo ello, unido al escenario, la Mezquita Catedral, hará de este concierto uno de los más "especiales" en la carrera de esta intérprete.

--Sorprende su nivel de español. ¿Dónde lo aprendió?

--En los bares de Córdoba (risas).

--¿Cómo se sintió cuando el embajador de Japón le pidió que pusiera música a la aventura de sus paisanos hace 400 años, al inicio de esa amistad?

--Yo ya sabía que acabaría creando esa pieza. Me siento embajadora de este evento y tengo la sensación de que es uno de los motivos por los que nací. Quizá suene muy japonés esto, pero es cierto. Cuando me lo pidieron, ya tenía la idea y me salió rápidamente.

--¿Tuvo que documentarse mucho sobre este viaje?

--Muchísimo. Quise conocerlo todo sobre ese viaje. He leído mucho y, aunque esta preparación fue dura, ahora ha nacido esta música, Sonata samurái , que no solo se debe a mi trabajo.

--Estrenó esta pieza ante los Príncipes de Asturias y el príncipe Naruhito. ¿Le impone actuar ante personalidades como estas?

--Mucho, sentía que me desmayaba, de verdad. Nunca había tenido un público así. Creo que morí muchas veces antes del concierto, pero cuando llegué al escenario me concentré. Cuando acabó, volví a sentirme desmayada.

--¿Qué le inspira a la hora de crear?

--El paisaje, la luz, la emoción, pero también un buen salmorejo. Por ejemplo, ahora, cuando he vuelto a Córdoba, siento tantas cosas que me gustaría tener un piano y expresarlo a través de la música. Para mí tocar el piano es la opción más natural.

--¿Qué le enamoró de España?

--Es muy difícil de explicar, como el amor mismo. Cuando llegué a España supe enseguida que era el lugar que estaba buscando.

--¿Qué le ha aportado Córdoba?

--Desde pequeña soñaba con vivir en Andalucía, también era el sueño de mi madre, y yo conseguí alcanzarlo. Tenía la sensación de que Córdoba podía darme muchas cosas, quería aprender español, componer. La época que viví aquí fue muy silenciosa, no daba tantos conciertos como ahora, pero viví tantas cosas especiales... Su luz, su gente.... Me dio mucha inspiración y el resultado está saliendo ahora.

--En esta ciudad conoció de cerca el flamenco. ¿Qué le parece este arte?

--A todos los japoneses nos encanta. Pero lo que más me gusta es la relación entre el cante y la guitarra. El baile también, pero me apasiona ver a dos personas que conversan con la letra, la poesía, y las cuerdas de la guitarra.

--Tengo entendido que admira mucho al guitarrista cordobés Vicente Amigo.

--Para mí es el mejor músico del mundo. Es mucho más que un guitarrista. Le he escuchado muchas veces en concierto y veo color, luz, a través de su música. Hay muy pocos en el mundo que sepan tocar como él.

--¿Es este un concierto especial para usted por el hecho de que se dedique a las víctimas del 11--M y del tsunami de Japón?

--Sí. El 11 de marzo es para los japoneses un día muy especial, muy triste. Japón ha cambiado mucho desde entonces, hemos descubierto cosas nuevas. Hace tiempo que tengo en mente hacer algo especial en este día.

--También le apasiona Galicia, de hecho su disco anterior lo dedicó al Camino de Santiago.

-No puedo explicar con palabras lo que me produce el Camino de Santiago, por eso le dediqué un disco. Me encanta comer bien, y en Galicia, como en Córdoba, eso es fácil.