+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

'LAS SOMBRAS DE LA MEMORIA', DE LA EDITORIAL DEBOLSILLO

Mercedes Guerrero escribe un 'thriller' ambientado en Córdoba

La autora quiere reivindicar la ciudad como escenario literario

 

Mercedes Guerrero, autora de 'Las sombras de la memoria'. - MANUEL MURILLO

A.R.A.
12/11/2015

La República de las Letras acogió ayer la presentación de la última novela de la escritora cordobesa Mercedes Guerrero, Las sombras de la memoria , un thriller mezcla de suspense y amor que se desarrolla en la Córdoba contemporánea. La autora, natural de Aguilar aunque lleva más de 25 años en la capital, quiere reivindicar así la ciudad como escenario literario. "Aquí puede pasar cualquier cosa", señala, al tiempo que explica cómo disfrutó imaginando que la trama tenía lugar en las calles del casco histórico, "las mismas por las que me encanta pasear". En su opinión, Córdoba está presente en muchas obras "pero casi siempre en épocas pasadas", mientras su intención era mostrar a sus lectores, que están repartidos por todo el mundo, "cómo es la la ciudad hoy". Contada en primera persona, la protagonista de la novela irá rescatando secretos del pasado familiar, sombras de una memoria oscura, tras heredar una casa que contiene una serie de cuatros escondidos durante años que derivarán en todo tipo de problemas a partir del asesinato del anticuario a quien ella consulta el valor de las obras.

Mercedes Guerrero aterrizó en el oficio de escribir con 40 años aunque trabajó en el pasado como agente de viajes, algo que le ha servido para ambientar con conocimiento de causa sus novelas en lugares tan exóticos como México o El Indico.

Su próxima obra, que está a punto de terminar, se desarrolla en Austria, Londres y Palma de Mallorca, aunque no descarta volver a Córdoba en próximas entregas. De imaginación desbordante, es una autora prolífica y disciplinada, que se dedica en cuerpo y alma a la literatura. "Aunque es un placer, me lo tomo como un trabajo, madrugo mucho y escribo toda la mañana", asegura, "las tardes las dedico a leer, a repasar y a documentarme sobre lo que estoy escribiendo".