+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRÍTICA

'La huella', en el Teatro Duque de Rivas

 

'La huella', en el Teatro Duque de Rivas - MANUEL MURILLO

Juan Antonio Díaz
17/02/2019

Squizo Teatro presentó en la Sala Duque de Rivas su versión de la obra La huella de la que es autor Anthony Shaffer. Siempre es un riesgo poner en escena una obra representada con  éxito en muchos lugares. En este caso nos encontramos, además, con dos versiones cinematográficas a cual mejor: la adaptada por Mankiewicz y la del guión nacido de Harold Pinter, junto al duelo interpretativo entre Laurence Olivier y Michael Caine. Todo ello se salva perfectamente en esta función de Squizo.

            La huella es una obra de teatro de intriga, de suspense, que se mueve entre lo policíaco y lo psicológico tocando todos los resortes entre el misterio y sus efectos en el público. Para ello, Chico Sánchez utiliza sabiamente y con medida todos los recursos a su alcance para resolver la puesta en escena de forma compleja y cautivante, imprimiendo un ritmo justo para provocar todas las emociones que la obra ofrece.

            Para ello cuenta sobre el escenario con dos magníficos actores: Rafael López y Andrés R. Santiago, que se enfrentan sin complejos al reto de La huella. Interpretan este texto muy bien dialogado, con  frescura, totalmente sueltos, dominan el espacio escénico, disfrutando de cada frase en función de los distintos registros que deba utilizar cada uno en esta historia de venganza astuta y meditada, reflejando la forma de hablar según la situación cambiante de cada personaje. Movilidad con ritmo ágil entre una escenografía de interior, muy bien resuelta por Squizo, en la que todo está donde debe y no interrumpe la acción en los momentos en que el público busca la intriga. Ambos actores muestran todos sus recursos en este juego de destrucción mutua más allá de la intriga policíaca, de perversos rencores entre dos hombres que se odian a la vez que se atraen, precisamente para llegar a la venganza.

            Milo es joven, apuesto y ambicioso; Andrew Wyke es rico, famoso escritor, y ya veterano, que odia verse desplazado por la juventud arrolladora de quien, por otra parte, es el amante de su esposa de la que se está divorciando. Entre tanta pasión ¿Será capaz Andrew de recuperar lo que ya no tiene?

            Todo ello lo resuelve Squizo con una excelente dirección de Chico Sánchez, una magnífica interpretación de Rafael López y Andrés R. Santiago, este en su doble papel de Milo y el inspector de policía que nos recuerda al conocido teniente Colombo, y la ajustada iluminación, imagen y sonido de Nolasco Díaz Alcaide. En resumen, una excelente noche de teatro.