+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA

José Ramón Menéndez de Luarca: "En Medina Azahara la agresión del turismo no es importante"

REDACTOR DEL FORMULARIO

 

José Ramón Menéndez de Luarca, ayer, en Medina Azahara. - Foto:SANCHEZ MORENO

Carmen Lozano Carmen Lozano
12/02/2016

TRAYECTORIA ARQUITECTO, HA REDACTADO EL FORMULARIO DE LA CANDIDATURA DE MEDINA AZAHARA A SER PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Tiene mucha experiencia en Patrimonio Mundial y ha participado en la elaboración del informe sobre los Dólmenes de Antequera, candidatura a la Unesco que está ya en su fase final. Defiende que Medina Azahara es la única ciudad islámica del siglo X que se conserva en el mundo y está muy bien "preservada y en un entorno de paisaje excepcional". La misión ahora de este arquitecto es mostrar a la Unesco, a través del formulario de candidatura, que el yacimiento cordobés merece el título de Patrimonio de la Humanidad.

--¿Cuál es el principal escollo con el que se ha encontrado a la hora de elaborar este formulario?

--Cada bien tiene sus peculiaridades, no hay un bien que se haya preservado en su total integridad. En este caso, he visto dos posibles problemas. Uno de ellos, las urbanizaciones ilegales, algo de todos conocido; el otro, algunas intervenciones que se han hecho en Medina Azahara en el pasado sin ningún rigor científico, como algunas restauraciones gratuitas.

--¿Puede ser un problema el soporte científico?

--Actualmente hay un organismo que gestiona la ciudad califal y que, además, ha colaborado con muchas instituciones académicas como el Instituto Velázquez o las universidades de Córdoba y Sevilla. Se ha acumulado una cantidad ingente de información. En este caso, el soporte científico no es un problema.

--¿Qué tipo de preguntas hay que contestar en este formulario?

--No son realmente preguntas, es una información en la que hay que demostrar por qué es un bien excepcional y universal, hacer una comparación con todos los bienes que podrían ser semejantes en todo el mundo, y argumentar que no hay ninguno que sea equivalente a este. Se trata de demostrar que es único y que su valor no es local, sino que trasciende a lo universal.

--Parece que la palabra turismo no gusta mucho a la Unesco. ¿Ha evitado esa vertiente?

--Hay lugares como La Alhambra, que son muy frágiles y soportan una cantidad de turistas bastante limitada. En el caso de Medina Azahara, por su extensión y porque no son edificios tan delicados, la agresión del turismo no es tan importante. En este caso, a lo único que le afectaría es a los pavimentos de piedra, que son muy blandos y se están deshaciendo con el paso de la gente, pero eso tiene remedio.

--¿Cuales son los principales valores de Medina Azahara?

--En Córdoba conservamos la Mezquita, uno de los lugares más impresionantes del mundo, pero solo representa el aspecto religioso de esa sociedad, todos los aspectos civiles, cómo vivía esa gente, han desaparecido, y Medina Azahara nos ofrece la posibilidad de completar ese aspecto religioso que tenemos en la Mezquita con una panorámica de cómo era una ciudad de aquella época.

--¿Siente usted el peso de la responsabilidad ante esta carta de presentación?

--No lo he hecho solo, no lo considero algo personal. De todas formas, los valores de Medina Azahara son tan relevantes que, sea o no Patrimonio Mundial, no va a cambiar mucho. Supone un trampolín de mayor conocimiento, eso sí. Pero que opte o no al título depende de mucho más que de un formulario.

--¿Qué le parece que, supuestamente, haya piezas del yacimiento en manos privadas por todo el mundo? ¿Deberían recuperarlas las instituciones?

--Me sorprende que hayan dado la autorización para la exportación al dueño del último capitel del que se ha hablado. Una vez que salen a subasta estos bienes, el problema es que no se puede competir con las ofertas de las monarquías del Golfo. Ofrecen precios astronómicos, tendríamos que agotar el presupuesto nacional para adquirir algunas piezas.