+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Ildefonso López García-Sotoca: "Mi mayor sorpresa ha sido la ingente obra de Ricardo Molina"

INVESTIGADOR

 

Biblioteca Central Ildefonso López presenta hoy el trabajo. - Foto:SANCHEZ MORENO

ARACELI R. ARJONA
06/03/2015

NACIO EN CORDOBA EN 1939

TRAYECTORIA PROFESIONAL ESTUDIO EN LA ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS Y SE TITULO EN MAESTRIA INDUSTRIAL. TRABAJO COMO DELINEANTE PROYECTISTA EN LA ANTIGUA CENEMESA.

SITUACION ACTUAL ESTA JUBILADO DESDE HACE 15 AÑOS.

Ahora que la era digital desafía a la memoria y condena al olvido a todo aquello que no sea capaz de navegar en la red, la labor de Ildefonso López García-Sotoca, un jubilado de 75 años, incansable lector de periódicos y amante de la historia de su ciudad, cobra una dimensión especial. Durante cuatro años, ha trabajado con una constancia implacable en el escaneo de miles de noticias locales recogidas en la colección microfilmada de Diario CORDOBA (1941-1975) que posee la Biblioteca Central. Su trabajo se presenta esta tarde a las 19.30 horas en la sede de la biblioteca. La consulta ya es posible en www.biblioteca.cordoba.es.

--¿En qué consiste el trabajo que ha realizado?

--Lo que he hecho ha sido recopilar más de 30.000 documentos, principalmente, noticias publicadas en el Diario CORDOBA desde julio de 1941 hasta finales de febrero de 1975. La biblioteca tiene esta información en papel, a la que solo se puede acceder en casos muy especiales, y también está microfilmada. Esos microfilms son los que yo he escaneado durante todo este tiempo. A partir del 1 de marzo del 1975, todo está en papel y cualquiera lo puede consultar.

--¿Cómo surgió la idea?

--Todo surgió porque yo estaba colaborando con una página en internet, Cordobapedia, y empecé a ir a la hemeroteca a buscar información para extraer documentación sobre personajes y temas del pasado de Córdoba, sobre todo, de la capital que luego plasmaba en la web. Entonces se me ocurrió que podía ser interesante recopilar esa información para utilizarla en el futuro y así hasta hoy. Cuando te metes en un trabajo así, vas descubriendo cosas y entras en una especie de laberinto que te conduce de una noticia a otra. Con el tiempo, sugerí la idea de publicarlo y hace dos o tres meses el Ayuntamiento decidió hacerla pública.

--¿Los documentos están clasificados?

--Si entras en la biblioteca digital, hay un apartado con este trabajo en el que aparecen 85 carpetas con temas diversos, desde autores a deportes, barrios, edificios, comercio, monumentos, tauromaquia, religión, historia, cultura, enseñanza, prensa y radio, Carpetas que incluyen subcarpetas y así.

--¿Ha descubierto muchas historias interesantes?

--Sí. Muchas historias, leyendas y noticias. Me llamó la atención que la muerte del ilustre historiador Antonio Jaén Morente, exiliado, de la que solo se publicó una pequeña esquela y una notita anunciando una misa en su honor en la iglesia de La Compañía. Y ahora que está en el candelero, la crónica de un acto ecuménico entre cristianos y musulmanes celebrado en la Mezquita en 1973.

--¿Se contaba la realidad de forma muy diferente a como se hace ahora?

--Sí, entonces se contaban las cosas según interesaba. Eran unas noticias muy muy controladas. Los periodistas sabían lo que tenían que decir y en el marco en el que se podían mover según las líneas directrices y no se salían de ahí. Había algunos que escribían entre líneas, como Medina González o Gago Jiménez, sobre todo articulistas, pero muy poco.

--¿Dónde ha realizado el trabajo de escaneo?

--Lo he hecho en la biblioteca. Ha habido épocas en los que he ido más, otras menos, pero hubo un tiempo en que iba casi todos los días. Esto me ha supuesto sacrificar mucho tiempo en casa con mi mujer, trabajando, clasificando el trabajo.

--Usted está jubilado, pero su profesión no tiene nada que ver con el periodismo.

--Efectivamente. Yo he trabajado en la antigua Cenemesa o Westinhouse, ahora ABB, como delineante proyectista, así que en el tema de la información nunca me había metido. Mi afición por este mundo me ha llegado ya en mi época de jubilado.

--¿Está satisfecho con el resultado de su investigación?

--Muy satisfecho. Creo que ha merecido la pena el trabajo, sobre todo, por la satisfacción personal que me ha aportado. Me he dado cuenta de que no había nada hecho en Córdoba y ahora se ha cubierto esa laguna informativa sobre esa época.

--¿Qué artículos, de todos los publicados, ha seleccionado?

--Yo me he centrado en buscar noticias interesantes sobre la ciudad. De todo tipo. Además de eso, he seleccionado algo de la provincia, sobre todo, de autores relevantes como Ricardo Molina, que escribía cosas interesantes sobre los pueblos.

--¿Alguna sorpresa?

--Mi mayor sorpresa ha sido la ingente obra de Ricardo Molina, que tiene cientos de artículos sobre Córdoba. No sé si se han llegado a publicar todos o no, en el diario salieron muchísimos. Fue un escritor muy prolífico, no imagino cómo una mente puede escribir tanto. Aquí recojo una gran parte de lo que se publicó. Su trabajo está en la carpeta de autores. La carpeta de Molina contiene una multitud de carpetas porque él escribió de arte, de literatura... de una infinidad de cosas.

--¿Trabajo acabado?

--Bueno, ahora estoy pasando la escoba para ver lo que me he dejado atrás, por si acaso.