+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INTERES DE CORDOBESES Y TURISTAS

El Museo Julio Romero recibe casi 5.000 visitas en cinco días

Mercedes Valverde afirma que "esperaba esta respuesta masiva". De martes a viernes, el acceso será libre siempre de 8.30 a 10.30 horas

 

Larga cola de visitantes que esperan su turno para acceder al museo en la mañana de ayer. - JUUAN MANUEL VACAS

PILAR COBOS
29/01/2012

Córdoba está avanzando en la puesta en valor de su patrimonio y el último paso ha sido la renovación del Museo Julio Romero de Torres, a la que los cordobeses han respondido con una gran afluencia, que ha dejado en cinco días casi 5.000 visitantes. Los 1.230 contabilizados ayer formaban una cola en la plaza del Potro y Mercedes Valverde, directora de los museos municipales, aseguró que "esperaba esta respuesta masiva".

La responsable municipal señaló que "no recibimos más que elogios" y previó que la asistencia de público será positiva aun cuando se acaben las jornadas de puertas abiertas, ya que "vamos a más y las entradas son baratísimas". Las actuaciones acometidas en este espacio han supuesto para Valverde "una reinauguración del museo, porque se han renovado todas las estructuras", y la directora también recordó que el jueves pasado recibió la visita del escritor Antonio Gala, "encantado" después de estar más de una hora y media observando las obras del pintor cordobés.

Uno de los profesionales que trabaja en este centro, Antonio Carmona, destacó que ha sido necesario reforzar la plantilla con una persona durante el fin de semana por la gran cantidad de público recibido (que entra a las instalaciones en grupos reducidos). Además, el conserje precisó que "también han acudido muchas personas con discapacidad, porque ahora ya funciona un ascensor y antes no podían subir a la planta superior". Sobre la impresión de los asistentes, que en ocasiones no han recorrido este espacio desde hace décadas, Carmona indica que "la gente nos dice que Córdoba lo merece y que no sabemos lo que tenemos". Dos de estas visitantes eran ayer las primas María de los Angeles y María del Carmen Palomero, que llegadas desde Palma del Río explicaban que "esto es una maravilla. Ha quedado precioso, no me lo imaginaba". De otro lado, Manuel Reyes apuntaba que "me cuesta ver los cuadros por la luz, te tienes que mover para mirarlos, pero lo demás está todo muy chulo".

El acceso al Museo Julio Romero de Torres será libre hasta el próximo 5 de febrero, pero a partir de entonces costará 4,5 euros para los adultos y 2,25 para los jóvenes (los precios se han incrementado de forma leve). Los menores de 18 y los mayores de 65 años entrarán gratis e, imitando el modelo del Museo del Prado en la capital, también podrá ser visitado sin abono de martes a viernes, de 8.30 a 10.30 horas.

 

MOLESTIAS Por otro lado, trabajadores del Museo de Bellas Artes explicaron ayer que la gran afluencia de público en el centro vecino se tradujo en perjuicios para ellos, que no pudieron abrir su taquilla por la cola formada. Además, precisaron que esto también creaba problemas de seguridad, porque el público taponaba la entrada.

   
2 Comentarios
02

Por Gratis 17:58 - 29.01.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si es gratis, en Córdoba hacemos cola para lo que sea:una cuñita de pastel cordobés o visitar un museo.

01

Por José Carlos 11:35 - 29.01.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ayer visité el museo de Julio Romero de Torres, y le diría a los trabajadores del Bellas Artes que es cierto que la taquilla estaba cerraba, pero la habían trasladado al interior de su museo, donde daban a la entrada a quién entrase. Les pediría que cuando se reunan en la planta baja hablen mucho más bajo, pues en los museos debe de haber silencio, y ayer se les oía desde cualquier sitio de la planta primera hablar de sus cosas. Por cierto, no tendrían que estar en sus ubicaciones para controlar las salas.