+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TEATRO / CRÍTICA

'El Mago', de Juan Mayorga

 

Un momento de la representación. - CÓRDOBA

Juan Antonio Díaz
07/10/2019

INTÉRPRETES: María Galiana, José Luis García-Pérez, Ivana Heredia, Julia Piera, Tomás Pozzi y Clara Sanchís. LUGAR: Gran Teatro.

El Instituto Municipal de Artes Escénicas de Córdoba inició el sábado la andadura de esta nueva temporada 2019-2020 con la puesta en escena de la obra de Juan Mayorga, dirigida también por él, El Mago. Se trata de un texto que con un fino sentido del humor presenta una historia con grandes ribetes de ambigüedad desarrollada en el seno de una familia que se va a ver involucrada en unos hechos que en muchos momentos se salen de una realidad palpable.

El magnífico elenco de primera línea muestra en todo momento los distintos puntos de vista de una realidad o verdad que en momento alguno es inmutable; nada puede tomarse como cierto y tampoco al contrario. El Mago dibuja dos verdades antagónicas sobre un mismo hecho. Nadia llega a su casa después de asistir a un espectáculo en el que ha sido hipnotizada, desde este momento todo se transforma ya que deja de ser la Nadia de siempre para convertirse en otra mujer, con idéntico físico pero con un comportamiento totalmente distinto. Su marido, Víctor, saca su lado más pragmático y muestra su pensamiento de que ella le está tomando el pelo o aplicándole un castigo por la vida rutinaria del matrimonio. La hija de ambos, por el contrario, piensa que algo le ha ocurrido y que quien está en el salón de la casa es una especie de doble y que su madre está secuestrada en el teatro. María Galiana, espléndida como siempre, pone el contrapunto al llevar consigo la espada del abuelo, connotación clara a los duelos por honor, y que Víctor utilizará para matar al mago dentro de su punto de vista cartesiano de la lógica.

Todo el elenco está a gran altura interpretativa, en esta función en la que Mayorga no pretende sermonear a nadie, al contrario, mediante esta acción muy divertida induce al público a una reflexión interna para justificar los conflictos que se presentan y que rozan el juego básico de la mecánica cuántica ya que Nadia sufre realmente un desdoblamiento: está hipnotizada en el teatro mientras está presente en su casa. Una bella función con la que abrir esta temporada y que deja al espectador con un buen sabor de boca.