+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TEATRO 3 ‘EL FUNERAL’

Concha Velasco, genio y figura en el escenario

 

Juan Antonio Díaz
03/06/2019

El Gran Teatro estuvo, el pasado sábado, lleno de un público rebosante de respeto y admiración para asistir a la representación de la última obra en la que interviene la gran Concha Velasco. Se trata de una obra escrita y dirigida por su hijo Manuel: El funeral, en la que está acompañada por un magnífico elenco formado por Jordi Rebellón, Irene Gamell, Ana Mayo y Emmanuel Medina.

Al término de la función el teatro estalló en una ovación cerrada para reconocer el trabajo de todos ellos, y en lo que se refiere a Concha, la frase que se me ocurre es la de genio y figura. La actriz ha tenido que pasar por períodos en que su salud no ha sido todo lo buena que cabía esperar, pero aún así sale ante su público para disfrutar con esta comedia sobrenatural y hacer una parodia del género.

Como si de su alter ego se tratara, Concha interpreta en esta comedia de humor blanco y mucha locura a Lucrecia Conti: la más sublime actriz española en cine, televisión y teatro, que ha fallecido. El Ministerio de Cultura prepara un funeral por todo lo alto que se celebrará en un teatro, como no podía ser de otra manera. Sus incondicionales acuden para despedirse de esta gran dama de las artes escénicas. Sobre el escenario, un catafalco con su cuerpo, sus nietas cuidan que todo salga a la perfección invitando al público, sus seguidores, a que suban a despedirse de Lucrecia y firmar en el libro de visitas del duelo; a su lado está el novio de una de ellas y también Luján, representante de la artista. Todo parece ir bien hasta que por el patio de butacas aparece el fantasma de Lucrecia que llega del más allá para dejar concluidas algunas cosillas pendientes.

La obra no tiene la profundidad de texto de otras grandes interpretaciones de la actriz. Supongo que tanto ella como su hijo son conscientes de que esta función tiene mucho de surrealista, de mezclar situaciones. Concha vive para el espectáculo, se divierte con y para el público como si fuera a despedirse de los escenarios, y lo pasa bomba con esta obra escrita para que ella sonría durante toda la función y luzca todo su desparpajo escénico acompañada por el resto de actores y actrices que rayan a un alto nivel en esta obra.