+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRÍTICA

Bólido ruso

 

La Orquesta de Córdoba, durante su actuación ayer. - MANUEL MURILLO

MANUEL PEDROGOSA
20/01/2018

ORQUESTA DE CÓRDOBA

DIRECTOR: Lorenzo Ramos.

PROGRAMA: Obras de Glinka, Borodin y Stravinsky.

Con la reciente noticia de la apertura de plazo para la selección de un nuevo director para la Orquesta de Córdoba flotando en el aire, Lorenzo Ramos dirigió en las noches del jueves y ayer el programa monolíticamente ruso que constituyó el quinto concierto de la temporada de abono.

Y flota en el aire una sensación de localismo recalcitrante en relación con las condiciones que se requerirán a la persona que ocupe el podio en las dos próximas temporadas: el requisito de que hable castellano y pertenezca a algún país de la Unión Europea (o disponga de permiso de residencia en caso contrario) parecen sacadas de un manual del perfecto provinciano que nada necesita allende los límites de su pequeño mundo. ¿A qué le tenemos tanto miedo? ¿A que venga alguien de fuera y lo haga fenomenal? (y, ¿qué es «fuera» en un mundo globalizado? ¿la exosfera?). No consuela aquello de que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. No terminamos de aprender; a veces parece que ni empezamos.

El concierto del jueves arrancó con la Obertura de Ruslan y Ludmila de Glinka, con Ramos atacando con decisión la partitura, de igual forma que los fragmentos de El príncipe Igor de Borodin. Apresuradas fueron ambas versiones --excepto en el comienzo de la Obertura de El príncipe…--, reiterando una forma de hacer de nuestro director: buscar el brillo a través de la premura, apresurar al paso para reflejar dinamismo.

En la segunda parte sonó la suite de Pulcinella con una vuelta a las urgencias, sólo que, en esta ocasión, siendo una obra estilísticamente más ambiciosa y exigente, las carencias se hacen más evidentes: del sonido arcaico que el ruso construye con la simplificación de la escritura, de la levedad de las orquestas de cámara que remite a otro tiempo, quedó poco, a decir verdad.

Suplemento cultural en versión PDF ...

Buscar tiempo en otra localidad

   
2 Comentarios
02

Por Ataulfo Fernández Casas 17:54 - 20.01.2018

En cuanto a su apreciación sobre “el hombre es el último animal que tropieza dos veces en la misma piedra”, si lo que quiere dar a entender es que con Ramos se han equivocado contratando a un director español (¿olvida o ignora acaso que nació y estudió en Viena?) y que cualquier extranjero que venga puede hacerlo mejor, eso sí que me parece de una perfecta mentalidad provinciana y retrógada. Las cualidades de una persona no dependen en modo alguno de su lugar de procedencia o la escuela en la que se formó. Conocemos muchos directores extranjeros con poco talento que han desarrollado su carrera en España o dirigido por estas latitudes, que no tienen nada que envidiar a los españoles que andan haciendo carrera por el mundo. Españoles que ni locos querrían venir a enclaustrarse en Córdoba a dirigir 25 programa por temporada, sin poder apenas dirigir otras orquestas, por un sueldo que es irrisorio comparado con las cifras que se pagan en otras orquestas. Orquestas españolas incluidas, que no hace falta irse fuera de España, ni siquiera de Andalucía, para ganar más que en Córdoba. Aprovecho para pedirle a su periódico que, ahora que la orquesta va a cambiar de titular, ya de paso, nos traigan también un crítico extranjero, de esos que escriben fenomenal, y que le busquen a Vd un lugar en la exosfera donde pueda continuar respirando en su pequeño mundo. Gracias.

01

Por Ataulfo Fernández Casas 13:59 - 20.01.2018

Sr.Pedregosa: Es Vd el paladín del Largo, el Adagio y si me apura, del Andante. Para Vd no existe nada por encima. Allegro, Presto, Vivace… le suenan a chino. Pues bien, las obras de Glinka y Borodin que tan bien interpretaron la Orquesta de Córdoba y su titular son piezas virtuosísticas y se han de tocar así de rápidas. Hacerlo más despacio sería un sacrilegio y resultaría ridículo. En cuanto a Stravinski de nuevo se equivoca por completo. La versión que hicieron me pareció, por lenta, aburrida. En cualquier grabación de la obra que se escuche (si es que escucha algo alguna vez, que lo dudo), los tempos son mucho más rápidos. Claro que pocas orquesta pueden tocarlo a la velocidad que pide el autor. Seguramente, por precaución, el maestro Ramos prefirió no arriesgarse a hacerlo todo más deprisa y que fuera una chapuza. La verdad que subyace de fondo en todas sus críticas es que Vd ejerce de portavoz de algunos personajes tapados de la orquesta que, con muy pocas ganas de trabajar y nulas capacidades, preferirían tener como titular a alguien que tenga el mismo metrónomo descacharrado que tienen Vds en sus casas. Pues pida, pida estar en la comisión de selección para escoger al próximo, a ver si entre todos encuentran a ese fabuloso maestro que hará las delicias de Vd y sus amigotes. Y recalcitrante no es sólo que se pida que hable castellano. Recalcitrante es que tenga que programar con sólo 40000€ una programa de 18 conciertos de abono y que a los dos años encima vayan a hacerle una encuesta. Para poder echarle, claro. Así que pueden estar tranquilos porque si tampoco les gusta el que elijan, durará sólo dos años, eso se lo vaticino yo.