+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESTRENO EN PRIEGO

Entre Bambalinas llena el Teatro Victoria con su segundo montaje

Pone en escena la obra de Darío Fo ‘No hay ladrón que por bien no venga’

 

Un momento de la representación. - RAFAEL CALVO

Redacción
09/02/2020

El grupo de teatro Entre Bambalinas, de la hermandad prieguense de Nuestro Padre Jesús Preso y María Santísima del Mayor Dolor, ha vuelto a superarse a sí mismo con la puesta en escena de la adaptación de la comedia de Dario Fo No hay ladrón que por bien no venga, con la que durante dos días consecutivos ha llenado el Teatro Victoria de la localidad de la Subbética, cosechando un rotundo éxito.
La empresa no era fácil después de su debut con la hilarante comedia El fontanero es mi mujer, con la que se presentaban ante el público en febrero del 2018, afrontando igualmente el reto de anunciarse en dos funciones consecutivas y presentando entre el elenco el debut de cuatro de los nueve actores y atrices que conforman el reparto, varios de ellos en papeles de mucho peso en la trama de la obra.
Reparto que integraron, por orden de aparición, Miguel Ángel Jiménez, en el papel de Ángel Tornatti El Ganso, Ana Rosa Rogel como María; Rafael Gómez en el rol de Carlos; Menchu López como Elisa; Lucía González como la sargento Caporal; Paco Montes como el cabo Serafín; Dulce Castro como Ana; Rafael Cobo en el papel de Antonio, y Manuel Ortiz como El Johnny.
Todos ellos bajo dirección de Inmaculada Martínez, que ha sabido extraer de cada uno de los actores y actrices su mejor faceta en esta comedia de enredo, en la que un ladrón muy particular se dispone a realizar un robo en una casa de ricos donde se originan una serie de «malentendidos» que complican, y de qué manera, su plan inicial.
Tras los casi 140 minutos de representación, en los que las risas fueron el denominador común, la prolongada ovación con la que el público despidió al elenco fue un fiel reflejo del nuevo éxito alcanzado por el grupo de teatro de la hermandad prieguense del Mayor Dolor, que, pese a su corta andadura teatral, ya cuenta en su haber con dos importantes y sonados éxitos