+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

POESÍA

Tantear el instante

 

Francisco Gálvez. - MANUEL MURILLO

Francisco Gálvez. - MANUEL MURILLO

Francisco Onieva
05/10/2019

Consciente de la imposibilidad de que el acto de la escritura pueda captar la vida en su totalidad, Francisco Gálvez (Córdoba, 1945) escribe La vida a ratos, cuarenta y siete poemas breves que nacen del tanteo de momentos mínimos y únicos que, en su aparente intrascendencia, se convierten en la evidencia de la esencia transitoria de la existencia y de la apertura del sujeto enunciador al otro, para convertirse en un yo colectivo y poliédrico, efímero cobijo para el lector.

Después de haber experimentado con la estructura abierta y proteica del poema en prosa en El oro fundido (Pre-Textos, 2015), y sabedor de las posibilidades discursivas que le ofrece tanto a la hora de contribuir de manera eficaz a la creación de un personaje poético con múltiples aristas y vértices como a la hora de enriquecer la variedad de temas y tonos característicos, el poeta cordobés acude de nuevo a su cauce discursivo sin orillas.

Precisamente es esta variedad de motivos lo que le lleva a organizar el conjunto en tres grandes bloques sin título, articulados, a su vez, en tres o cuatro secciones formadas «por una serie de breves poemas en prosa y en verso, de apariencia inconclusa, en un registro ágil y cotidiano, próximo a la oralidad, y enraizados en una supuesta biografía del autor», según Celia Fernández Prieto, profesora titular de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidad de Córdoba, autora de un clarificador prólogo.

En el primer bloque se funden la memoria y el presente, el tono meditativo y el discursivo, lo anecdótico y la reflexión para presentar las líneas de fuga del libro. Los amores primeros, la indignación ante las desigualdades de la sociedad actual, los recuerdos infantiles de su ciudad natal y la defensa de su independencia vital y literaria son algunos de los motivos que lo vertebran.

El segundo bloque alude a lo transitorio de la existencia a través del símbolo de la carretera y del viaje. La vida es entendida, pues, en continuo tránsito y ante su complejidad no existen mapas que sirvan para ubicarnos. Esta certeza provoca un inevitable desasosiego. Para ahondar en esta sensación, Gálvez experimenta con la puntuación y tensa el lenguaje hasta el límite gramatical, abusando del gerundio y recurriendo a las elipsis sintácticas, a la acumulación de oraciones yuxtapuestas y a los anacolutos.

En el tercer bloque se termina de configurar el perfil del personaje al tiempo que se revela la poética sobre la que se levanta el discurso. Tras evocar y celebrar la amistad con Rafael Álvarez Merlo y José Luis Amaro, el autor muestra cierto escepticismo ante el mundo literario, burlándose de la pose de algunos y del ascenso a base de premios de otros. El amor por el cine y la preocupación por la muerte cierran su retrato. Además de la creación de este sujeto enunciador, los otros dos grandes temas que articulan el conjunto son, al igual que en toda su producción, la importancia de la mirada y la conciencia del paso del tiempo.

La mirada fertilizadora de Gálvez logra hallar en los pequeños detalles observados el misterio que configura lo cotidiano y el asombro necesario para encender el pensamiento como vía para transformar el mundo y la palabra con que lo representamos. En cuanto al tiempo, una vez asumida su condición mutable, el yo lírico mira al pasado con serenidad, en un reparador ejercicio de conocimiento y de autoafirmación, sin excluir la atención al presente e, incluso, al futuro.

Toda esta amplitud temática, tonal y formal es fruto de una evolución enraizada en sus anteriores poemarios -El paseante (2005), Asuntos internos (2006) y, sobre todo, El oro fundido (2015)- y muestra a un poeta en plenitud creativa.

‘La vida a ratos’. Autor: Francisco Gálvez. Editorial: La Isla de Siltolá. Sevilla, 2019.