+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

narrativa

Relatos imposibles

Otxoa desenvuelve su universo interior en ‘Confesiones de una mosca’

 

Relatos imposibles -

Relatos imposibles -

Alberto Monterroso Alberto Monterroso
07/04/2018

Quien se acerque a estos exquisitos relatos de Julia Otxoa podrá disfrutar desde la primera página de su tono irónico y humorístico, de la maestría a la hora de denunciar los vicios de esta sociedad materialista en que vivimos, el desamparo, la injusticia, la violencia o la hipocresía que nos invade. Y el estilo que forja la autora es único. Cambia de planos, desdobla la realidad, plasma el absurdo y la soledad del mejor Kafka. La autora sabe criticar los aspectos más injustos de nuestra sociedad mediante la distorsión y el esperpento. En todo momento su estilo simbólico y onírico retrata al detalle la condición humana y el asombro existencial, que se resuelve gracias a un surrealismo teñido de lirismo, que nos deja perplejos pero que a la vez es sanador, como en «Canción de Cuna», donde la fantasía y el absurdo ponen de relieve el poder terapéutico de la imaginación y la literatura. «De noche, en la cama, poco antes de dormirme, me gusta escuchar, en medio del silencio, el sonido grave de las sirenas de los grandes barcos cruzando el mar. Saludándose entre ellos o anunciando su entrada en puerto. Sereno lenguaje que la brisa trae hacia mí a través de la oscuridad, llenando mi ánimo de paz como una canción de cuna. Conocer que la ciudad en que vivo respira entre montañas y nunca tuvo mar, no disminuye un ápice cuanto siento». El título es una evocación del mejor W.H. Auden, del que la autora adopta su insobornable lucha a favor de la libertad, contra el autoritarismo, sin más armas que la ironía y el poder creativo de la literatura. Este y otros relatos respiran alusiones metaartísticas, como «Palacio Real de Nápoles», sobre un cuadro de Ribera; «Go west», donde se mezcla cine y literatura para citar a su admirado Italo Calvino o Sueños, un tributo al mundo onírico dadaísta de Duchamp donde adopta ese mismo tono satírico e impresionista.

Julia Otxoa (San Sebastián, 1953) es poeta y narradora. Su obra literaria ha sido traducida a varios idiomas e incluida en más de cincuenta antologías como El cuento español en la década de los 90 (Visor, 2002); Fábula Rasa (Alfaguara, 2005) o Antología del microrrelato español (1906-2011) (Cátedra, 2011). En poesía ha publicado numerosos poemarios desde Composición entre la luz y la sombra (1978) y Cuaderno de Bitácora (1985) hasta los más recientes La nieve en los manzanos (2000), Taxus baccata (2005), La lentitud de la luz (2008) y Jardín de arena (2016).

Escribe relato y microrrelato con una maestría que la ha convertido en una de las más importantes cultivadoras de narrativa breve en el horizonte literario actual. Ha escrito también relato infantil, ensayos y artículos periodísticos, a la vez que ha cultivado la poesía visual y la fotografía. Entre sus libros de relatos sobresalen Kískili-Káskala (1994), Un león en la cocina (1999), Variaciones sobre un cuadro de Paul Klee (2002), La sombra del espantapájaros (2004), Un extraño envío (2006), Escena de familia con fantasma (2013) y Confesiones de una mosca (2018) publicado recientemente en la editorial Menoscuarto y que resume magistralmente los temas centrales de su trayectoria literaria y las pulsiones íntimas que mueven su obra.

UNA GRAN OBRA

Este conjunto de relatos y microrrelatos, Confesiones de una mosca, está en la mejor línea narrativa de Julia Otxoa. Es un campo abierto al juego, a la ironía, a la perplejidad que nos produce la condición humana. La autora esgrime el absurdo y el simbolismo para denunciar el canibalismo de los poderes económicos, la hipocresía, la violencia, el poder enmascarador del lenguaje, la crítica política, el paro, las listas de espera, la manipulación, el drama cruel de la inmigración, el fanatismo, la soledad, la muerte, el consumismo y el abuso descarnado de una sociedad deshumanizada donde el silencio cómplice nos convierte a la vez en víctimas y verdugos.

No se podría reflejar de forma tan vigorosa esa crítica social sin el estilo que Julia Otxoa imprime a sus relatos, teñido de situaciones absurdas, extrañas, oníricas e imposibles. Con esos finales abiertos, cíclicos o polisémicos que descolocan al lector y lo obligan a buscar una solución a esa perplejidad existencial, a esa sacudida de conciencias que supone la lectura de cada uno de sus relatos.

‘Confesiones

de una mosca’. Autora: Julia Otxoa.Editorial: Menos Cuarto Ediciones.Palencia, 2018.