+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Poética cuántica

 

Isabel Agüera Espejo-Saavedra
22/06/2013

Una nueva obra en mis manos. Autor, Francisco J. Guerrero, poeta cordobés que en poco tiempo ha sacado a la luz dos de sus obras: Micromundi , de microrrelatos, que en su día fue comentada en estos Cuadernos, y la que hoy he tenido el placer de leer y comentar: Cuaderno de Ruta (Poética cuántica) , poesía valiente que rompe monotonías, que se abre paso por el tedio repetitivo de moldes obsoletos y, consciente de la renovación necesaria, emprende con esta obra caminos sinuosos, sin duda, en los que la creación es como una visión dualista de la realidad, sospechando con Noé Zayos que dentro de su realidad hay otra en comunión con la totalidad del Universo. El término Poética Cuántica, perteneciente al argot de las Física, puede resultar, como mínimo, inédito para algunos lectores, por lo que resumo brevemente lo que entiendo como tal y extractando los muchos estudios sobre el tema. La perspectiva cuántica no es más que la mirada científica de lo que la metafísica ya había intuido: esa doble mirada por la que el autor es consciente de ser el creador de su realidad, así como de la realidad metafísica que proyecta de forma minimalista, o lo que es igual reduciendo las obras a sus formas o estructuras geométricas, buscando la máxima expresión con los mínimos medios. Por poesía cuántica considero, pues, a toda poesía libre, de energía concentrada e incisa. Mi visión personal de la obra de Francisco J. Guerrero y lo que más poderosamente me ha llamado la atención es precisamente la doble lectura de cada uno de sus versos que viajando a través de la psicología, filosofía e incluso de la teoría holística, llega al lector como parte mínima que contiene el todo: "...después / sentí el impacto / Alguien me encontró, claro, / pero yo ya me había perdido". Poética y original forma de expresar con tan pocas palabras la realidad que somos, y que abarca la universalidad de hechos cotidianos, mínimos, cuánticos tal vez, pero de tal profundidad de contenido que invitan a la reflexión y análisis existencialista. "No es cierto que no caminaré sus calles. / No que solo la posibilidad y la memoria / sean los vínculos entre su sueño y mis pisadas. / Hoy sé, porque un día estuve en Budapest, / que allí se sitúa la máxima probabilidad / de encontrarme". Maravillosos versos, realidad y ficción, negación y certeza, exquisita sensibilidad entre nostálgica y vivencial... Cada poema de este Cuaderno de Ruta nos remite a un creador, a un autor que no solo cuida el lenguaje sino que juega e incluso yo diría que "despista al lector" con tal manejo de una particular lúdica que a veces raya en fantasía que de forma subliminar nos eleva a otra dimensión, a otra realidad. En definitiva, una obra no solo para ser leída, sino, sobre todo, para ahondar en la capacidad del ser humano, creador de sí mismo y portador de realidades ocultas que como "cuantos" en ebullición pululan en torno a nuestro universo. Paul Sartre dice: "No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan".

'Cuaderno de ruta (Poética cuántica). Autor: Francisco J. Guerrero Cano. Edita: Ediciones oblicuas. Barcelona, 2013